LOS ÚLTIMOS BLANCOS EN SUDAMÉRICA

Estamos ante las últimas generaciones de blancos en Sudamérica. De hecho es posible que en conciencia, ya casi no queden blancos en Sudamérica. Vacíos de identidad y de voluntad, sólo les resta cambiar de color, como algo accidental. Se sentirán aliviados de no distinguirse de la masa amorfa y miserable a la que pertenecen.

Si algunos quedan, dejen de ser obvios, básicos, infantiles, y comiencen a organizarse en forma inteligente. No importa el modo. No importa si la idea es poner un concejal en una ciudad o entrenarse con armas (legales por supuesto) o aprender supervivencia. No importa si es desde un club de ciclistas o de cocineros, de criadores de perros o de moteros.

Lo que fue una vez el núcleo duro de la euro descendencia sudamericana ya no existe. Estamos en una situación en la que no tiene sentido divagar sobre guerras pasadas, sobre movimientos políticos que ya no existen, sobre situaciones que no se repetirán jamás. Ya sé que la inteligencia que fue nuestro distintivo se ha perdido, y que aún los que se supone resisten, lo hacen con unos niveles de torpeza muchas veces contraproducentes, pero dadas las circunstancias, no está de más repetir ciertas cosas.

JUAN PABLO VITALI

 

 

Be Sociable, Share!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    1 + 10 =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate