LOS WANDEEVÖGEL. NICOLA COSPITO

 

¿Qué diferenciaba el Wandervogel de las organizaciones coetáneas y las que le precedieron?

Dos diferencias sustanciales saltan a la vista.

La primera y más característica fue, sin lugar a dudas, su autonomía con respecto a asociaciones privadas y organismos públicos; esto es, con respecto a la sociedad de los adultos. El Wandervogel nace, se organiza y se desarrolla como movimiento al margen y claramente enfrentado a la sociedad de sus padres y abuelos, particularmente a las autoridades escolares, en un primer momento, y al sistema político dominante, en su ulterior trayectoria. No estamos, empero, ante un mero fenómeno de rechazo, sino que el joven Wandervogel, lejos de conformase con el manido y episódico papel de iconoclasta incomprendido, se considera a sí mismo como miembro de una elite, como un guía popular, portador de unos valores nuevos y renovadores con los que pretende regenerar su familia, su escuela, su pueblo o barrio y, en definitiva, su país.

Y, la segunda, consecuencia de la anterior, fue la de que el Wandervogel se dotó de un discurso radical en el que se entremezcla el desprecio sin paliativos de la ideología liberal-burguesa que informa la pujante y odiada sociedad industrial y mercantil, un exacerbado amor a la naturaleza que, a nuestro juicio, constituye un claro precedente del actual movimiento ecologista, y un nada disimulado culto a las tradiciones autóctonas precristianas, al nacionalismo pangermanista y a un sui generis militarismo.

A. MARTÍN

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies