Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿MALA IMAGEN?

No hace falta ser muy avispado para ver la mala imagen que tienen de nosotros. Se supone que un fascista es un tío que va por ahí apuñalando a negros e inmigrantes y zurrando a maricas. Eso han dado a entender algunos de los que desgraciadamente han adoptado nuestros símbolos por cosa de mala suerte o las películas de Hollywood que tan bien han servido a la criminalización de nuestro movimiento. Y digo movimiento porque es por igual toda corriente de tercera posición opuesta al capitalismo y al comunismo aquella que es tildada automáticamente de fascista y, en el contexto de descultura actual, de criminal.

Decían en otro artículo que nos hemos molestado más en desmentir lo que no somos que en proclamar lo que somos. Y es verdad. Hemos pasado a una postura defensiva desde la que no podemos evolucionar ni llegar a la gente. Además, como decía antes, tenemos el extra de contar con delincuentes y enfermos que dicen ser como nosotros, pero que enturbian aún más la ya de por sí lastimera imagen que se tiene de nuestro rollo.

Así pues, ¿qué hacer, qué hacer? Ante un auge de la extrema izquierda cobarde y traicionera, creo que es momento de hacer autocrítica por un lado y expulsar a los elementos nefastos del movimiento. Por otro, es preciso informar a la gente, personarnos en las calles y difundir nuestras ideas como los mártires y militantes europeos del periodo de entreguerras y del posterior al 45. Porque la verdad no se puede conocer de otro modo. Hay que intentar hablar con la gente.

Precisamente, todas las personas con las que hablo que me preguntan por mi ideología y mis convicciones acaban gratamente sorprendidas. Pensaba que sólo dabais palizas, me dicen riendo.

Fuera pancartas, pegatinas y pintadas que no hacen nada, hay que hablar con la gente, demostrar que no somos sujetos marginales sino que aspiramos a ser modelos de esta sociedad decadente, ejemplo de conducta.

Es momento de hacer y hacerlo ya. Organizarse, crecer aún más y proclamar la verdad que hemos estado guardando como una reliquia en un arcón cubierto de polvo de un roñoso desván, acomplejados y encerrados en una patética forma pasiva. Lo que se necesita ya lo sabemos ¿lo tenemos?

ARDITI

 

ARDITI5

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate