MAÑANA ES HOY

Este fin de semana he asistido a dos actos de corte patriota y a un tercero en calidad de observador accidental por razón tan sencilla como que los organizadores y sus avalistas ya lo sitúan en punto y hora donde resulte casi imposible sustraerse.

Hablo del “orgullo guay”, jornada inteligentemente diseñada como una Cabalgata de los Reyes Magos pero de manera carnavalesca para que cualquier persona se sienta participe de un jolgorio de masas sin preguntarse en qué reivindicación está participando en realidad.
Todo tipo de facilidades jalonan la actuación, desde la vista gorda ante determinadas actitudes que trascienden del mal gusto para ser susceptibles de delito, hasta la cesión exagerada de espacios públicos.
Y todo ello pasando por presupuestos desmesurados cubiertos en gran parte con ayudas públicas, abusivos cortes de calles y un respaldo institucional sin precedentes para una iniciativa -no lo olvidemos- solicitada por Colectivos que representan a una ínfima parte de la sociedad.
Cualquiera podría llegar a la conclusión -si se tomara un minuto en reflexionar en ello- que el éxito de este tipo de movimientos y folklores está ligado a las facilidades presupuestarias, publicitarias, y para la ocupación del centro de las ciudades que les son regaladas generosamente por Gobiernos y Ayuntamientos.

Cosa muy distinta es si usted es de los que piensan que trasladar desde las costas de Libia a Valencia a varios centenares de inmigrantes económicos (porque es lo que son) es una aberración que traerá graves consecuencias.
En tal caso, y aunque esté en su derecho de manifestarse, las trabas administrativas (además de la mala prensa que volcarán contra usted) que hay que vencer y el espacio oscuro y recóndito que finalmente es autorizado para la protesta, desaniman la asistencia al más pintado.
La prensa, erróneamente relegada al cuarto poder, ha elevado el último mes el prestigio del ayer desahuciado Pedro Sánchez a límites inimaginables transcurridos tan escasos días desde su advenimiento; de tal forma que, según cuentan, sería mayoría absoluta si los españoles fueren convocados mañana a las peceras.

Y, ¿cuáles son los méritos del nuevo Superman socialista?.
Pues miren:
Desalojar al PP que hoy resultaba algo tan perenterorio como tomar La Bastilla, pero que hace un par de años habían votado casi 8 millones de españoles (más de un tercio del censo).
La resolución de la crisis internacional desatada por el Gobierno italiano con el Aquarius, desplazando el problema a nuestro territorio sin valorar en todo su alcance las consecuencias.
El regalazo de la Sanidad Universal a cualquier parido que pase por aquí, por supuesto, pagada por el contribuyente (Nota: “el contribuyente” no es algo etéreo, ni siquiera un polstergeist, somo usted y yo; los mismos que soportamos largas colas de espera para operarnos o que escuchamos a diario que hay que renegociar las pensiones por las que llevamos décadas, ¡¡décadas!!, cotizando).
Una nueva vuelta de tuerca a la Ley de Memoria Histórica… que debe ser algo importantísimo para actualizar el poder adquisitivo perdido por los bajísimos salarios impuestos por el PP.
Una ampliacion millonaria de los presupuestos del Estado para los Sindicatos (el silencio comprado).

Oiga, ¿y qué más?.
Y ná más.
¿Y la derrogación de la Reforma Laboral?.
Esa se queda.
Entonces, ¿a los míos cuándo les toca?.
Según, ¿quiénes son los suyos?.
Soy español…
Pues mire, a los suyos no les toca nunca.

Dando por sentado que para este viaje no hacían falta semejantes alforjas, y que no entendemos tanto crédito mediático a este señor, yo lanzo al viento -como Zapatero- una pregunta para ingenuos: ¿de verdad cree usted que alguien alcanza el Gobierno de una nación cualquiera por azar?.
El que piense que fortuna y hados se han conjugado para hacer Presidente a Sánchez es que es, sencillamente, un estúpido.
Nadie se sienta en Moncloa sin que el FMI, el BCE, Bilderberg y Compañía lo hayan decidido previamente.
El socialista llega para acometer “Reformas Estructurales” (argumento ya empleado en la programada sustitución de Berlusconi por Monti); ¿que cuales serán éstas?, pues francamente no las podemos saber, pero a la vista de las primeras medidas es fácil de intuir que España va a convertirse tras el cierre de fronteras a nuestro Este, en la nueva puerta de entrada de la mano de obra esclava para abaratar el mercado laboral de la decrépita industria europea.

Abría este ensayo diciendo que había participado este finde en dos actos patriotas con escasas horas de diferencia entre ambos.
Uno de ellos para reforzar la urgente defensa del Valle de los Caídos ante los oscuros nubarrones que se ciernen sobre él.
Sesenta personas, más o menos.
El otro, la protesta por la llegada del buque negrero Aquarius.
Medio centenar de asistentes, mal contados.
Solo un camarada -dos conmigo- coincidimos en ambos actos.

¿Para cuando un Frente firme y decidido que afronte sin complejos y sin discursos ambiguos la desaparición de nuestra nación?.
Mañana será tarde, porque mañana… ya es hoy.

LARREA    JUN/2018

Be Sociable, Share!

    1 thought on “MAÑANA ES HOY

    1. Tiene toda la pinta que el nuevo gobierno del PSOE va a meternos en la mayor crisis económica y territorial en casi un siglo, y la gente no reacciona. En Valencia al acto de España 2000 solo acudieron 25 personas, el pasado sábado. La gente no va a abrir los ojos hasta que no vean que están en la calle pidiendo para comer

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies