MANIFIESTO EUROPA MAGNA

“Europa está más que quebrada en todo el sentido de la palabra (social, económica, moral etc), pues tiene que reinventarse, volver al estado nación, recuperar su identidad; eso para empezar…”

La Europa actual está basada en el abierto dominio de la democracia liberal en su forma más radical e intolerante. El liberalismo de origen anglosajón es impuesto a la sociedad europea de manera totalitaria. Usted está obligado a ser libre, pero sólo a la manera liberal. Puede optar por ser liberal de izquierda, liberal de derecha, y en algún momento de extrema izquierda liberal – en el caso extremo de la extrema derecha liberal, liberal no obstante. La economía de libre mercado, el papel dominante de la élite financiera internacional, el individualismo antisocial más radical, el credo ciego en el progreso técnico, la política de género y la forma más absoluta de secularismo son considerados axiomas absolutos para la clase dominante, quien los fija a través del poder político, el sistema educativo, el control sobre los recursos informativos y los medios de comunicación de masas, como eje del sistema normativo.

La Europa actual está gobernada por la élite liberal ideológica, política, cultural, filosófica y técnicamente. Puede ser de izquierda o de derecha, son esencialmente lo mismo.

Esta élite liberal representa un germen del Gobierno Global, tratando de gobernar el mundo sin sanciones para ello. Europa es considerada por tal élite como un territorio puro para retener y explotar. La élite liberal global no es europea y no está trabajando por los intereses europeos.

Así, el liberalismo dominante es el responsable del actual statu quo. Los que están muy contentos con él deben estar agradecidos a esta élite liberal. Los que no lo están, son libres de desafiarlo.

Ese es el liberalismo de tipo anglosajón que es responsable en cualquier sentido del estado actual de las cosas en Europa

El actual sistema económico europeo está basado en el capitalismo financiero dominado por la oligarquía mundial, elegida por nadie y siguiendo intereses que no tienen nada en común con los verdaderos intereses de las sociedades europeas, explotando los recursos laborales del mundo entero y descuidando las necesidades justificadas y las expectativas de la clase media europea. En lugar de crecer la clase media europea está disminuyendo. El espíritu de empresa está disminuyendo, erradicado por la gran corporación multinacional que no deja lugar a la iniciativa privada. El capitalismo en su etapa actual está desmantelando los últimos restos de las políticas sociales en Europa, pero al mismo tiempo beneficia no sólo a los ricos en nombre de los pobres, sino a los hiperricos en nombre de todos los demás.

La cultura contemporánea de Europa es un verdadero desastre. El genio de la Antigüedad, la espiritualidad de la Edad Media, la osadía del Renacimiento, el vigor titánico de la Modernidad, la profunda preocupación psicológica del arte de la vanguardia europea, todo eso desapareció frente a un tsunami de simulacros y parodias, hueco, mórbido, venenoso.

Los valores culturales han alcanzado la dimensión puramente individual fuera de la cual nada preocupa a nadie, dejando a la cultura y al arte fuera de la posibilidad de comunicación, des-socializándolos. La liberación del individuo de cualquier forma de identidad colectiva -como objetivo de la cultura posmoderna y de los valores ultra-liberales- trabajaba en la actualidad al nivel de la religión, la nación, el ethnos, la pertenencia estatal; hoy ha llegado al género (siendo también identidad colectiva), dejando a los humanos cada vez más encantados. Mañana, el transhumanismo terminará con la última forma de identidad colectiva, con la pertenencia al género humano.

Europa está perdiendo su identidad. Ya no hay naciones, pueblos, culturas, confesiones y religiones, sólo territorios con una población puramente numérica desprovista de cualquier característica cualitativa. Ser europeo hoy es lo mismo que lamentar sus raíces, avergonzarse por la historia europea, sus hechos y su grandeza. Ser europeo tipo hoy, significa odiar la Europa histórica, despreciar el simulacro contemporáneo y amar su disolución final en la sociedad posétnica global de un único mundo. Los europeos no pueden estar orgullosos de su identidad, simplemente no tienen derecho a tener una. La única identidad permitida es la individualista, puramente formal, exaltada por la ideología de los derechos humanos.

Para poner todo esto en la realidad sólo necesitamos una cosa: la catástrofe fundamental. Para aquellos que ven, que ya están despiertos, la catástrofe está aquí, ahora mismo. Quien está durmiendo, hipnotizado por el omnipresente relato posmoderno liberal, percibirá que algo ha fallado definitivamente sólo cuando la catástrofe sea explícita y le toque directamente. Esto no será en un momento. El despertar tendrá etapas. La lucha por las familias naturales en Europa es la señal de que una pequeña parte comienza a moverse. Otra buena señal son los resultados de las elecciones paneuropeas con un crecimiento considerable de partidos no conformistas votados por la población, y sobre todo la abrumadora victoria del Front National. No es más que el principio. La inevitable crisis económica, social, étnica y política despertará lo otro. Eso será pronto.

Pero tenemos que actuar ahora mismo. Antes del alba. En la profundidad de la actual noche liberal. Es hora de preparar nuestra propia agenda, una especie de mapa de carreteras de la posmodernidad. Necesitamos imaginar una nueva plataforma ideológica más allá de las teorías políticas clásicas, más allá del liberalismo (en todas sus formas, de derecha o de izquierda), más allá del comunismo y más allá del fascismo. Todo eso pertenece al pasado y refleja un lado diferente del error principal común a todos ellos: la Modernidad. Así que tenemos que reafirmar la Tradición. La Tradición europea. La Tradición que tiene su raíz en el espíritu europeo y únicamente europeo.

Los liberales tienen su gobierno en la sombra, uno malvado. Tengamos un Gobierno solar destinado a aparecer en el día claro cuando este día llegue y la noche repose. El filósofo alemán Martin Heidegger ha creado el concepto de la Filosofía del nuevo principio. Así que somos los nuevos principiantes de la Europa que re-emerge del abismo de la presente decadencia.

Kenzocaspi

 

https://kenzocaspi.wordpress.com/2017/05/08/manifiesto-europa-magna/

ALB-04-vert

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate