MARÍA PITA

La Coruña fue sitiada por los ingleses en el año 1.589, cuando gobernaba nuestra Patria Felipe II, monarca de España y Portugal.

Deshecha la “Armada Invencible”, los ingleses se dieron cuenta de que nuestra escuadra había perdido lo mejor de sus barcos, y enviaron a nuestras costas, a las órdenes del corsario Drake, una flota de más de 200 navíos y más de 20.000 hombres. Su plan era atacar las costas gallegas, en primer lugar, y de allí pasar a apoderarse de lo que verdaderamente codiciaban: Portugal.

Un día aparecieron en las costas gallegas gran cantidad de navíos ingleses, dispuestos a ocupar aquella región. Llegan a desembarcar algunas de sus tropas y consiguen sitiar La Coruña, que se ve amenazada de caer en poder del enemigo, ya que los ingleses han abierto brecha en los muros que defienden a la ciudad y por allí intentan penetrar, mientras los soldados españoles, agotados por el cansancio, retroceden.

En esos momentos, entre las filas de paisanos que corren a sus casas para defenderse del saqueo inglés, aparece una mujer joven, de mediana estatura, que viste con modestia… es María Pita. Su esposo, Gregorio de Recamonde, que estaba a su lado, es alcanzado por una bala traidora que le deja sin vida. Entonces María Pita coge la espada de su marido muerto y con arrojo empieza a dar órdenes de resistencia unas veces, y de contraataque otras y avanza hacia el enemigo sola, llena de dolor y de ira.

Se acerca a la brecha abierta por el enemigo, mata al alférez inglés que llevaba la bandera y se la arranca, corriendo hacia los suyos, gritando: “¡La bandera es nuestra! ¡Van vencidos! ¡A ellos!”, “¡El que tenga honra, que me siga!”

Cunde el valor entre los defensores de la plaza, que contraatacan con fiereza. Mil quinientos soldados ingleses quedaron muertos en las calles de la ciudad, y las tropas de Drake se repliegan y retroceden hasta huir a la desbandada.

El nombre de María Pita pasó a la posteridad para orgullo de España.

Felipe II premió su hazaña con el sueldo y grado de alférez, que su hijo Felipe III hizo extensivo a todos sus descendientes.

ROSA M. CASTRO

 

RO1

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate