MARILYN MONROE, LA CORTESANA

A las 4:55 h del día 5 de agosto de 1962, el psiquiatra de Marilyn Monroe llama por teléfono, desde el apartamento de ésta, al Jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles para comunicar que aquélla yace muerta.

La escena del crimen fue alterada, el diario de Marilyn -su Librito Rojo, como ella le llamaba- desapareció, fue incautado por la Policía, sin registro de la incautación, y el vaso que había usado para ingerir los medicamentos, fue lavado.

Cuarenta años después de aquella muerte, un detective de la Unidad de Inteligencia del Departamento de Policía de Los Ángeles, Mike Rothmiller, pone al descubierto las anotaciones del Archivo Secreto y las últimas entradas en el diario de Marilyn. El resultado es impactante: Robert Kennedy, Fiscal General de los EEUU, asesinó a Marilyn Monroe para proteger al Clan Kennedy.

Prostitución, orgías, borracheras, sobornos, corrupción, pactos con la Mafia, asesinatos, son el modus operandi de ese Clan criminal, los Kennedy, que usaron el Catolicismo para encubrir una codicia irrefrenable por el poder y para dar una imagen de familia modélica. Pura impostura e hipocresía. Como hipócrita e impostado era su Progresismo, comparable a la Izquierda europea de aquella década “de champán y caviar”.

PEDRO PABLO PEÑA

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate