MARRUECOS ABRE EL FRENTE SUR (III)

Corría el año 2014 cuando Repsol realizaba prospecciones petrolíferas en las costas españolas del área marítima canaria. El repaso de la prensa de aquellas fechas da buena cuenta del grado de tribalismo a que ha llegado España. El Gobierno concede una licencia para la realización de nueve perforaciones submarinas a Repsol en busca de petróleo. Todos los medios canarios alzan la voz por la realización en aguas “canarias” de estas actividades que dañarán la economía y el ecosistema canarios. Todo en clave nacionalista. Como no podía fallar, aparece en las mismas inmediaciones de la perforación marítima el buque de Greenpeace a dar la tabarra, con gran imprudencia por su parte hasta el punto de que uno de sus activistas termina hospitalizado como consecuencia de las maniobras contra las lanchas de la Armada que protegían la actividad de la petrolera. El papel de esta ONG no fue sino poner en titulares de los medios británicos y estadounidenses las exploraciones en busca de crudo, que, de confirmarse, supondrían un alivio para España y , de paso, a las exigua autonomía energética de toda la Unión Europea. Y es que donde Su Majestad Británica cree que le están quitando algo de “lo suyo”, allí aparece Greenpeace.

La autorización a Repsol comprendía nueve perforaciones, de las que sólo se realizó una. La compañía dijo que los resultados habían sido negativos. Incomprensiblemente no llevó a cabo las otras ocho catas para las que tenía autorización. Lo que se comenta en los foros especializados es una versión bien distinta a la dada por la empresa. Repsol ha encontrado un inmenso océano de energía bajo el mar de la zona canaria. El área detectada desde el pozo Sandía, que queda inequívocamente dentro de aguas territoriales españolas, puede ser tan extenso que incluso se prolongue hasta la costa de Marruecos y de la República del Sáhara Occidental, ex provincia española abandonada a Marruecos, como ya hemos explicado.

Que Marruecos no se cree la versión oficial dada por España y Repsol acerca del resultado de las catas en busca de hidrocarburos lo demuestra el hecho de que ha encargado a la italiana ENI, Ente Nazionale Idrocarburi (Corporación Nacional de Hidrocarburos), la continuación del trabajo iniciado por Repsol. El accionista mayoritario y con voto decisivo de ENI es el Ministerio de Economía y Finanzas de Italia, el mismo que detenta la mayoría de accionariado y el control sobre ENEL, propietaria de la ex-española ENDESA, entregada y “privatizada” a una empresa de control estatal italiano por la castuza española del Régimen del 78. La zona de sondeo es justamente en el sur de Marruecos, con lo que ENI evidentemente está operando en aguas de la República del Sáhara Occidental. Además ha entrado en el proyecto Qatar Petroleum que operará logísticamente desde el puerto de, no se sorprendan, Las Palmas.

Paradójicamente, del lado contrario está Repsol, sucesora privada de la empresa pública española CAMPSA, creada durante la Dictadura del General Primo de Rivera, por su ministro José Calvo Sotelo, el mismo que sería asesinado por la II República Española. Y tras Repsol está la casta específicamente catalanista, que hace hueco también en su consejo de administración al separatismo vasco, donde brilla la presencia de Josu Jon Imaz San Miguel. ¿Y qué pinta ahí el PNV, se preguntarán los lectores? El PNV pondrá en marcha de la mano de Repsol los yacimientos de gas natural de Álava. Y por supuesto que el reparto de la explotación no se guiará por criterios de soberanía energética de la nación española, sino únicamente y exclusivamente para nutrir de energía a la comunidad autónoma vasca. Los ecologistas aquí brillan por su ausencia, pese a que se trata de extracción mediante fractura hidráulica.

¿Y qué dice la Unión Europea respecto a Marruecos? La Unión Europea no puede decir nada ni está legitimada para hablar, dado que desde hace décadas está respaldando a Marruecos con los hechos en el expolio de territorio y aguas que no le pertenecen.  Y es que ahora es cuando se ve el alcance de la inutilidad suicida de los políticos españoles en sus relaciones con dicho país. Por Marruecos se han sacrificado intereses de los agricultores españoles, por Marruecos incluso empresas españolas se han establecido allí para exportar a la Unión Europea en mejores condiciones que si estuviesen radicadas en España, a Marruecos se le ha reconocido de facto la conculcación de todos los acuerdos de descolonización de la ONU sobre el Sáhara Occidental. Los acuerdos de pesca con Marruecos incluyen aguas que no son suyas, sino de la República del Sáhara Occidental.

En resumen, España es incapaz de garantizar la explotación de recursos naturales bajo su suelo. No posee la capacidad política como para llevar adelante lo que sería un paso importantísimo para su autonomía energética. Con la pistola marroquí detrás de la nuca de Ceuta y Melilla, España no tiene capacidad de maniobra, con el agravante del abandono por parte de los que se tienen oficialmente por sus aliados militares, políticos y económicos, los cuales se cuidaron de que Ceuta y Melilla no entrasen bajo la protección de la OTAN, pues, en el fondo son consideradas por nuestros “aliados occidentales” plazas coloniales. No en cambio sucede lo mismo con Gibraltar, que es incuestionable por parte de la Alianza Atlántica. Esta situación humillante llega a tal punto que mientras la escuadra de Estados Unidos entra en el puerto de Gibraltar atravesando aguas nacionales sin ni siquiera pedir permiso a España, Ceuta y Melilla no gozan del parabién por parte de la OTAN cada vez que un barco ruso recala en sus puertos, siendo que estas plazas han sido rechazadas por la Alianza Atlántica para su defensa.

En resumen, con Marruecos ha habido rendición desde el principio. Ha tomado la medida a la clase política española, cuenta con el respaldo de los que dicen ser nuestros “aliados occidentales” o la inhibición implícita a su favor en caso de conflicto con España. Su Marcha Verde no ha concluido. El 11-M supuso su reanudación.

JORDI PLA

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate