MAURICE BARDÈCHE NOS AVISÓ

“Y de un extremo al otro del mundo, en ciudades perfectamente semejantes, pues ellas habrán sido reconstruidas después de algunos bombardeos, vivirá bajo leyes semejantes, una población bastarda, raza de esclavos, indefinible y blanda, sin género, sin instinto, sin voz.

El hombre deshidratado, reinará en un mundo higiénico. Inmensos bazares resonantes de alto-parlantes simbolizarán a esta raza de precio único. Andenes rodantes recorrerán las calles. Transportarán cada mañana a su trabajo de esclavos la larga fila de hombres sin rostro y los volverán por la tarde. Y esta será la tierra prometida. El mundo es ahora democrático por decisión judicial.

Si husmeáis el adjetivo nacionalista, en alguna parte, si se os invita a ser dueños de vuestra propia casa; si se os habla de unidad, de disciplina, de fuerza, de grandeza, no podéis negar que se trata de un vocabulario poco democrático y, en consecuencia, corréis el riesgo de ver un día que vuestra organización se ha hecho criminal”

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate