Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

MI VIDA. OSWALD MOSLEY

 

“Mi vida” constituye la autobiografía de Oswald Mosley, el líder del fascismo británico.

En 1932 fundó la British Union of Fascists (Unión de Fascistas Británicos) fascinado por el ejemplo alemán e italiano que conoció de primera mano por sus viajes. Mientras que en Europa fue un gran desconocido en su tiempo, en Reino Unido acaparó el odio casi unánime de los ingleses en los años de la guerra.

Fue el primer político británico que desde los tiempos de Cromwell tuvo un ejército privado, y fue de quien se creyó que formaría, con Mussolini y Hitler, el triunvirato totalitario que dominaría Europa. Mosley había sido, sin embargo, el miembro más joven de la Cámara de los Comunes, «el único inglés que pudo haber sido Primer ministro tanto con los conservadores como con los laboristas». De él dijo Lord Boothby que «hubiera sido un gran Premier. Desde luego era el mejor orador de los Comunes, con excepción de Lloyd George. Era un hombre enormemente dotado», y R. H. S. Croosman lo calificaba —en 1961— de «el político más extraordinario de su generación».

Su movimiento alcanzó una militancia de unos 50.000 afiliados y sus manifestaciones callejeras llegaron a ser famososas y a menudo atacadas por manifestantes comunistas y judíos que recurrían a la violencia para intentar frenarlo.

El gobierno realizó diversos esfuerzos infructuosos por declarar ilegal al partido de Mosley, pero, al comenzar la guerra, fue prohibido en mayo de 1940. El 23 de ese mes, Mosley con 740 de sus dirigentes y seguidores, incluyendo su esposa, fueron encarcelados por el muy democrático sistema regulatorio de defensa 18-B que permitía al gobierno de Churchill arrestar a cualquier ciudadano británico sin juicio, simplemente por sostener reservas a propósito de la conveniencia de la guerra contra Alemania.

Tras ser liberado y volver a la política finalizada la contienda, en 1967 se jubila de la política y se decide a escribir su biografía que aquí presentamos.

Las Memorias del político inglés más odiado, más ferozmente anatematizado, pero también del hombre en quien parte de una generación británica puso las mayores esperanzas, constituyen una pieza fundamental para comprender el atractivo que el Fascismo tuvo para aquella juventud europea que en los años treinta estaba convencida de que la catástrofe de la Gran Guerra había que atribuirla a la incompetencia de los viejos políticos, a la inoperancia de los sistemas y al anquilosamiento de las estructuras.

Oswald Mosley, a contramano de los políticos ingleses, considera como “objetivos fundamentales” de su lucha política: la auténtica unión de Europa; la unión del Gobierno con la ciencia; el poder del Gobierno para poder actuar con rapidez y decisión, aunque siempre sujeto al control parlamentario; la dirección efectiva del Gobierno para resolver los problemas económicos mediante la regulación de los mecanismos de precios y salarios; y un plan definido para impulsar a la humanidad “hacia formas superiores de vida”.

En nuestra opinión, el fascismo inglés fue, con diferencia, el más descafeinado de la época, más una “moda chic” de adinerados eufóricos de estética bajo la eterna sombra de un sólo hombre: Mosley. Por ello estas Memorias resultan tan interesantes: proceden de la pluma de un orador superior contando su historia.

A.MARTÍN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies