MIGUEL HERNÁNDEZ, AYUDADO POR LA FALANGE

Es costumbre hoy día -bien por falta de información y/o cultura bien por mala fe, al igual que ocurre con la figura de Federico García Lorca- que se oculte la ayuda prestada por los falangistas a Miguel Hernández cuando no se culpe directamente de su muerte a la Falange, lo cual es totalmente falso.

Vayamos al grano, porque la realidad es que Miguel Hernández siempre fue un poeta respetado por los falangistas, entre los que tenía amigos e, incluso, admiradores, caso de Rafael Sánchez Mazas, Dionisio Ridruejo, José María Alfaro, Carlos Sentís o José María de Cossio (a este último el poeta escribe una carta pidiendo ayuda que termina con un significativo “¡Arriba España!, Viva Franco!”).

Unos amigos que, finalizada la Guerra Civil hicieron todo lo posible y consiguieron que se le conmutara la pena de muerte.

Trasladado después a la prisión de Alicante será otro falangista, el secretario de la Falange alicantina Juan Bellod Salmerón, amigo de la infancia de Hernández, el que haga un escrito oficial pidiendo su excarcelación.

Antes, había sido el propio Miguel Hernández quien también hizo todo lo posible para sacar de la cárcel a Bellod Salmerón cuando éste estuvo preso en durante la contienda por su condición de falangista.

Bellod Salmerón no logró su objetivo (como tampoco había logrado antes Miguel Hernández con él) de liberarlo. Lo que sí consiguió, por otros medios, fue que el poeta recibiera atención médica en el Dispensario Antituberculoso de Alicante donde fue sometido a dos intervenciones mejorando su salud, si bien fue una pena que el permiso de traslado al Hospital Antituberculoso “Porta Coeli” de Valencia (que fue pedido y que lo que se dice llegar llegó) llegara demasiado tarde.

Para finalizar decir que existe cierta bibliografía (José Luis Ferris, Eutemio Martín) que sitúa a Miguel Hernández y a su amigo Ramón Sijé (pseudónimo de José Marín Gutiérrez) en una órbita próxima a la Falange, tanto es así que en un artículo de Jesús Ruz Mantilla para el diario “El País” se llega a decir que ambos compartieron ideología falangista, aunque ya a finales de 1935 o principios de 1936 (probablemente influenciado por Pablo Neruda, otros dicen que por su esposa Delia del Carril) abrazase el radicalismo comunista.

INDALO

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate