¿MORIR POR FRANCIA?… ¡NO!

 

Andan las aguas revueltas en Europa.

La unión de nuestro continente es positiva. Dejar atrás viejos odios ancestrales tampoco es malo, y encarar un proyecto de fusión continental que englobara a todos, incluidos a los “malditos” de nuestro tiempo, el pueblo ruso que elección tras elección le da la mayoría a Vladimir Putin, sería lo ideal.

El problema es que esta falsa Unión Europea que están construyendo un conglomerado de multinacionales y banqueros sobre los hombros de los trabajadores europeos, no nos gusta ni la vemos positiva. La defensa de la Europa de Maastricht de la que formamos parte corresponde a la OTAN, donde como todos sabemos, los EEUU parten y reparten en función de sus lobbyes e intereses económico-estratégicos.

Ahora andan con el tema del criminal atentado en Francia, y de la posible participación de España en una intervención militar en Siria para apoyar a los gabachos. Nuestra respuesta deberia ser clara y rotunda: ¡No!. No queremos que un solo soldado español más muera en defensa de los intereses de Francia, de la OTAN, ni de Israel.
Siempre los españoles hemos tenido la sensación de que nos han dejado solos, por decirlo de un modo suave, nuestros “hermanos” europeos; baste recordar recientemente cuando el suelo de nuestro país vecino era un “santuario”para cierta banda de asesinos indeseables.

La Historia de Francia tampoco es que sea muy “democrática” para acusar a nadie de nada a día de hoy. No vamos a remontarnos a la criminal y masónica Revolución Francesa y su guillotina, o su genocidio de la Vendée, ni a la posterior invasión gala de nuestro suelo patrio con la consiguiente devastación de buena parte de nuestras iglesias a manos de la soldadesca “liberal”. Tampoco vamos a sacar a relucir al General De Gaulle y su complacencia con la depuración, con sus decenas de miles de fusilamientos de inocentes y su “violencia de género”(en esto, los países llamados Aliados en la Segunda Guerra Mundial siempre fueron “maestros” de la infamia) contra las veinte mil mujeres paseadas desnudas por las calles del país de la “libertad, la igualdad y la fraternidad”, y apaleadas vivas por los abuelos de los ahora “progresistas” y defensores de los derechos del sexo femenino.

Por no sacar a relucir, no vamos a hablar del millón de argelinos asesinados en su justa guerra de independencia, ni de los ochocientos mil tutsis masacrados por los hutus apoyados y armados por “la France”. Pero no, no nos convence meternos en guerras que solo interesan a Francia y a otros, como el derrocamiento de Al Assad en Siria con la excusa de combatir a unos guerrilleros tarados a los que por otra parte, tampoco parece que pongan mucho empeño en neutralizar después de cinco años, salvo los esfuerzos de Rusia ahora mismo.

Por lo demás, los españoles nos sobramos y nos bastamos para meterles entre ceja y ceja a alguno de esos bastardos del ISIS lo que se merecen, sin necesidad de participar en conflictos provocados por intereses bastardos.

Que cada palo aguante su vela.

R. García

 

garcia2

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate