Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

NANCYS

Érase una vez, unos personajes que tienen más de pandillero que de soldado político, analfabetos, conspiradores, puristas, rupturistas, sobrepoblación de intentos de mesías y guías, y acomplejados. Érase una vez, un campo de futbol, un antro de borrachos, una habitación con ordenador, o un parque donde quedar con los amigos. No va a haber así ningún érase una vez, desde luego. Porque no se puede empezar una historia así, y menos si queremos que tenga un final feliz donde los buenos coman perdices y los malos, seamos claros, se vayan a tomar por culo.

Cada uno sabrá en qué esfera está, a qué ideología pertenece, a quién adjunta más o quién le da más dinero, eso da igual, lo que no puede ser ni permitirse es que haya sujetos corruptos que se empeñen en no dejarnos escribir nuestro libro. Porque Rousseau y Maquiavelo se equivocaban; el hombre, como cualquier otro animal, no es bueno ni malo por naturaleza. El hombre es bueno en cuanto que sigue unos preceptos morales que lo hacen bueno y es malo es cuanto que los vulnera. Si el hombre no es disciplinado, entonces prefiero de camarada a un perro o a un orangután.

Las leyes fundamentales que rigen la moral humana se obtienen de las ideologías, las religiones, o similares fenómenos socioculturales. Personalmente admiro mucho las 9 Nobles Virtudes de la cultura germánica precristiana: Valor, Verdad, Honor, Disciplina, Hospitalidad, Confianza en ti mismo, Lealtad, Perseverancia y Laboriosidad.

De hecho, un animal sí que tiene unas leyes inquebrantables en su existencia para asegurar su supervivencia y la de los suyos. Podríamos decir que estos fenómenos antes mencionados son un reflejo más complejo de las Leyes Naturales, las únicas universales e inamovibles.

En nuestro peculiar ámbito, el considerar a alguien camarada conlleva reconocerlo como un reducto más de los valores que el marxismo cultural y el materialismo pretenden purgar de la Tierra. Por tanto, un pandillero, un yonki, un vago, un chivato, un traficante, un putero, un traidor, un cobarde o un crítico de sofá no es mi camarada. De hecho, cuando estos personajes llevan mis colores, mis símbolos y mis lemas, me entristece profundamente.

Todo esto viene a propósito de regeneracionismo. Esta gente no sirve para nuestras filas, que se queden en las discotecas y los fumaderos de opio porque nos hacen un flaco favor, e incluso dificultan nuestra labor. Es muy fácil decir ser “nazi” e ir de malo y de chulo. Pero estos tíos con complejo de inferioridad no deberían llamarse nazis, sino nancys. Y dedicarse a lo suyo que es hacerse fotos, cotillear, y abandonarse a los vicios.

O sea que, chicos, ya sabéis. Ignoradnos por favor, porque el ser camarada es más que una camiseta, un tatuaje o una pegatina. La lucha contra el sistema es sólo humo si se hace desde la apariencia exterior simplemente, la revolución comienza en nosotros mismos.

ARDITI

 

arditi1

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate