NEMMERSDORF, PRIMERA ESTACIÓN

«¡Maten! ¡Maten! En la raza alemana no hay nada aparte de mal. ¡Acaben con la bestia fascista de una vez para siempre en su guarida! Apliquen fuerza y rompan el orgullo racial de esas mujeres alemanas. Tómenlas como su despojo legal. ¡Maten! Cuando su asalto avance, ¡Maten, ustedes, bravos soldados del ejército Rojo!».  ILYA EREMBURG, 1944

En los últimos meses del año 1944 las tropas alemanas ya se han replegado prácticamente hasta sus propias fronteras. Goebbles avisa desde los noticieros de la llegada inminente del Ejército Rojo y del rastro de sangre y terror que va dejando tras él, animando a todo aquel que pueda empuñar un arma a que se apreste en la defensa de Alemania.
Una gran parte de la población civil, agotada tras años de guerra y privaciones, quiere pensar que se trata de propaganda del Ministro haciendo una llamada a la resistencia.

El 20 de Octubre de 1944 y tan solo por unas horas, algunos soldados de la 25ª Brigada Blindada, bajo el mando del Coronel Bulyguin, hallan un puente intacto sobre el río Angerapp, cruzan a la orilla occidental y entran en la localidad de Nemmersdorf, en Prusia Oriental, una pequeña aldea de 637 habitantes.
Se trata de la primera ocasión en que los rusos pisan suelo alemán.

Desde el punto de vista estratégico, el hecho de haber hallado un paso franco suponía una enorme ventaja militar, ya que desde allí quedaba quebrada la línea defensiva fortificada que se oponía al avance del 2º Cuerpo de Ejército Blindado del Ejército Rojo. Los soviéticos pueden lanzarse hacia el oeste y el noroeste, por terreno despejado y atacar la retaguardia del 4º Ejército alemán.
Como toda oposición, los alemanes solo pueden desplegar algunas unidades del Volkssturm, que serían fácilmente arrolladas por los carros soviéticos. No hay nada más, la derrota en Prusia Oriental podría ser un hecho en cuestión de una semana.
El General Budeiny, jefe del 2º Cuerpo ordena un avance inmediato, pero la brigada destacada en Nemmersdorf no se moverá en 36 horas.

En ese periodo de tiempo, el Ejército Alemán reacciona con gran rapidez y se despliega a ambos lados de la penetración de los carros soviéticos.
La 5ª División Panzer por un lado, y la Brigada Führer-Grenadier y la División Panzer Hermann Göring por el otro cierran el dia 23 una pinza en la retaguardia de las unidades de Budeiny, que queda encerrado. Tchernyakovsky, al mando del 3er Frente de Bielorrusia, abandona a sus hombres cercados a su suerte y pasa a la defensiva el 27 de octubre, tras haber perdido un millar de carros de combate y 16.819 hombres.

Hasta aquí solo se trata de una acción bélica más, una de tantas de una guerra que duró 5 años. Pero, ¿qué pasó en Nemmersdorf? ¿Cómo se perdieron aquellas horas vitales que hubieran dado al Ejército Rojo la iniciativa de la ofensiva?
Cuando los soldados alemanes entraron en el pueblo se encontraron con una escena dantesca.
Todas las casas habían sido saqueadas, muchas de ellas incendiadas.
Lo peor estaba por llegar.
Por todo el pueblo se descomponían los cuerpos de los habitantes, ancianos, niños y mujeres, muchos de ellos con brutales marcas de heridas en el cráneo y en la cara, los bebés habían sido descerebrados a martillazos, todas las mujeres con señales de haber sido violadas masivamente, algunas de ellas habían sido clavadas con clavos a las puertas de un granero.
A la salida del pueblo había una fila de carretas cargadas de refugiados, todas ellas arrolladas por las cadenas de los carros de combate soviéticos.
Aquellas horas del “retraso” fueron un infierno para los habitantes que aún permanecían en la localidad.
Los soviéticos habían preferido celebrar una brutal orgía de sangre a una victoria rápida.

Goebbles ordenó que los cuerpos fueran fotografiados y filmados, y que las imágenes fueran difundidas.
El Correo de Ginebra escribió: “Mutilación y ahorcamiento de prisioneros, liquidación casi completa de la población campesina alemana que se había quedado en el lugar… les ahorro la descripción de las mutilaciones”.

Nemmersdorf fue una localidad que, a diferencia de la mayoría, fue recuperada por los alemanes tras la entrada de los soviéticos, por lo que lo sucedido no quedó bajo el manto del secreto estalinista, sino que vio la luz pública.
Alemania se convulsionó de horror y decidió vender caro cada palmo del terreno. Todo aquél que pudo empuñar un arma se aprestó en la defensa. Eremburg acababa de provocar la motivación extra de la población alemana.
Stalin le prohibió seguir con sus proclamas de odio.

LARREA  OCT/2020

 

Be Sociable, Share!

    1 thought on “NEMMERSDORF, PRIMERA ESTACIÓN

    1. Terribles imágenes y terrible crónica de los hechos que acontecieron en Nemmersdorf. Las masacres de los “buenos” nunca han interesado ¿para qué? Las imágenes que acompañan al artículo son, únicamente, demonios alemanes nazis que merecían la peor de las muertes. Como siempre digo, Hollywood nunca hará una película o un documental sobre el genocidio de los “buenos”. GLORIA Y HONOR A TODAS ESAS PERSONAS QUE LUCHARON Y PERDIERON.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate