NENICOS, TODO LO QUE OS CUENTAN ES UNA PUTA MENTIRA

Sí, una puñetera patraña, muchachos. Todo lo que os dicen de la época de Franco en los colegios, en los institutos, en las extraescolares, en las visitas culturales, en los libros de texto, en la televisión, en los periódicos, en youtube, en las redes sociales, todo, absolutamente todo, es falso de toda falsedad.

Ni fue un régimen tiránico, ni había falta de libertades salvo la libertad de ser un hijoputa que es la única que ahora disfrutamos, ni la gente vivía con miedo, ni esclavizada, ni la policía le iba pegando a los ciudadanos por la calle, ni el pueblo odiaba a Franco, ni se vivía en la pobreza, ni la gente estaba triste y por ser mentira, hasta es mentira que España fuera en blanco y negro, lo que era en blanco y negro era la fotografía, el país era a todo color –el technicolor y el eastmancolor eran en el cine-.

España era un país luminoso, alegre, optimista, con un pueblo esperanzado, trabajador, honrado y orgulloso de sí mismo, caballeroso, cabal y absolutamente libre –salvo para los hijos de puta, que se tenían que andar con tiento-.

Es casi imposible pelear contra los gigantescos y omnímodos aparatos de propaganda del Régimen del 78. Desde el minuto 0, 21 de noviembre de 1975, trabajan a destajo y sin limitación de recursos para instaurar en las mentes una falsa historia de aquella época. Lo que ahora llaman Memoria Histórica es sólo una fase más de ese proceso. Se trataba no sólo de desmontar la arquitectura de una nación sino de desarticular la conciencia de un pueblo para poder manipularlo a conveniencia.

Pero que lo sepáis, hijos míos, ¡hijas mías!: nosotros, los que ahora tenemos entre 50 y 60, fuimos testigos. Y nuestros padres y abuelos fueron testigos. Y a nosotros no nos pueden engañar.

Si no nos creéis a nosotros, creed al menos a los documentos y a las imágenes.

Vamos a ir trayendo a El Cadenazo, si el tiempo lo permite y con permiso de la autoridad (incluso a lo mejor sin permiso), reportajes, fotografías, reseñas de prensa, documentos en fin que hablan por sí solos y que no admiten mucho margen de interpretación. Si os da la gana, mirad, leed y juzgad por vosotros mismos.

Hoy os presentamos al ministro Jorge Vigón Suero-Díaz en una visita a Calasparra en 1960. El general Vigón, militar de la familia monárquica del franquismo (que en el franquismo había familias, o sea, gentes diversas que pensaban de manera distinta, lo del pensamiento único es cosa de la democracia). Hombre de armas y de letras que hizo mucho por España antes, durante y después de ser Ministro de Obras Públicas, que dejó un legado de pensamiento en forma de libros muy interesante, y al que le tenemos que reprochar cariñosamente haber tenido la desastrosa idea de querer meternos con calzador a don Juan de Borbón (nada de Juan III, más mentiras, zagales), pero esta es otra historia.

Mirad al Ministro caminando por la calle sin más escolta que un par de guardias, arropado por los vecinos, aclamado y vitoreado. Con razón, porque a donde llegaba Jorge Vigón llegaban las infraestructuras: los pantanos, las carreteras, el regadío…

El que sea capaz de apreciar un solo detalle en las fotos que revele un mínimo atisbo de tiranía, tiene premio: le mandamos un ejemplar de la tesis doctoral de Pedro Sánchez junto con un retrato del Cardenal Osoro.

F.A.

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate