NI UN VOTO “NUESTRO” AL PP

Si tenemos algún lastre de peso encima que a los Nacionales españoles nos impide avanzar desde hace años, es la creencia casi generalizada entre camaradas, amigos y simpatizantes varios, de que el Partido Popular es “un mal menor” ante la marejada rojo-separatista que periódicamente amenaza a nuestra Patria.
Seamos claros y directos, al modo de profesor que tanto parece gustar a tantos otros simpatizantes nuestros, “el estilo Anguita”, personaje que a muchos patriotas parece ponerles por su “honestidad, honradez e inteligencia” (un truchimán más del sistema, en versión marxistoide, como tantos otros “engañamalinformados”: Pérez Reverte, Dragó, y sus pajas mentales…).

El PP desde sus inicios por una banda de “pragmáticos franquistas” (vividores para ser más exactos), fue uno de los principales defensores del actual estado autonómico que va a llevar a España a su división y ruina económica. Podemos lo hubiera visto con buenos ojos, sin duda.
A los “fachas” de entonces, “anclados en el pasado”, no se les hacía caso.

El PP ha sido un consentidor de un referéndum en Cataluña para decidir el derecho de autodeterminación sin mover ni un dedo, saltándose esa legalidad constitucionalista que tanto dicen defender… Podemos también lo hubiera hecho.

El PP es uno de los grandes responsables de la maltrecha situación económica de nuestra Patria, de los salvajes impuestos a las clases medias, columna vertebral de cualquier sociedad que se precie, de las reformas educativas para desarticular, empobrecer y destruir una sana educación de la juventud. Podemos estaría contento de haberlo realizado ellos.

El PP es culpable de defender nuestra entrada en la CEE y la OTAN. La primera con su indeseable euro, nos ha llevado a un encarecimiento de la vida sin precedentes en España, y la segunda, a meternos en guerras donde ni nos convenía ni se nos había perdido nada a los españoles. La CEE y la OTAN son enemigas de cualquier interés patrio. Podemos y su general-NATO, estarán contentos (y nada más comunista que subir tributos y expropiar al vecino, que lleva toda la vida trabajando y ahorrando).

El PP es un defensor acérrimo del aborto libre y gratuito (que pagamos todos), con ese tercer supuesto de “peligro sicológico para la madre”, donde cabe todo, y de cientos de miles de víctimas inocentes. Cualquiera al lado de casa tiene un matadero legal autorizado. Podemos y su ralea de feministas lo ve con muy buenos ojos.

El PP, ese que por boca de su antiguo presidente Aznar, el amigo de Israel, llamaba a los asesinos de ETA (movimiento vasco de liberación), tragó sin hacer nada con la derogación de la doctrina Parot por la UE, y la consiguiente excarcelación de criminales y violadores. Podemos hubiera aplaudido.

El PP fue el responsable de suspender el servicio militar obligatorio, escuela de nueva generaciones (no de las suyas, cuyo único uniforme conocido es de marquita permanente, de pijo indolente y frívolo), de jóvenes que deberían conocer a quienes nos precedieron en su defensa de España, y aprender qué es servir a su propio pueblo, y han convertido a muchos futuros españoles en “la generación Ni Ni”. Podemos se frota las manos y se fuma unos porros a la salud de los nuevos votantes fabricados por la derecha que dicen combatir.

El PP es autor de numerosísimas transferencias y cesiones a las comunidades autónomas, entre ellas la retirada de la Guardia Civil de Cataluña, con los resultados que pronto veremos. Podemos se ríe y no lo hubiera hecho mejor.

El PP es culpable de engañar a muchos millones de inmigrantes para traerlos a trabajar en la construcción con la promesa de un paraíso inexistente, en esos años de cultura del pelotazo, de la raya y del puticlub para todos, con cargo al erario público. Más votos para Podemos.

El PP es el impulsor de artículos del Código Penal donde no se puede discutir nada que no suene a historia oficial. Podemos está orgulloso en su “cruzada antifachas” allí donde gobiernan.

El PP es uno de los grandes responsables de cargarse literalmente España en todos los órdenes políticos, económicos, sociales y culturales (¡qué gracia hace ver a ayuntamientos populares, de derechas, contratar a grupos de música antifascistas y “alternativos”, por doquier en la geografía española!), ¡¡como hace Podemos!!…

Podríamos seguir, pero creo que ha quedado bastante claro, “al modo Anguita” nuestra postura: ni un voto jamás al PP por parte de ningún fascista que se precie, ni por lo demás, huelga decirlo, a sus compañeros de reparto de sillones: Podemos, PSOE,etc. ¿Está claro?.
Y sigo sin entender esa actitud del españolito medio desinteresado por la política “porque en el fondo todos son iguales”, patriotas incluidos, por ir a votar como un poseso un domingo cada cuatro años “al mal menor”, y “cambiar las cosas”, “porque mi voto decide” (jajajajjajajajajja). ¿Tan tontos somos?…

R. GARCÍA

 

garc-1

Be Sociable, Share!

    1 thought on “NI UN VOTO “NUESTRO” AL PP

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate