Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

NO OS RIÁIS, JODER…

 

Ya sé que da risa ver la cara que se les ha quedado a algunos cuando han visto la facilidad con la que los de Vox se han bajado las bragas y han renunciado a sus principios irrenunciables, pero no está bien burlarse, no seáis cabrones.
Yo no me río de la gente que, con más voluntad que acierto, ha votado a los peperos disfrazados creyendo de verdad que iban a cambiar algo.
Tampoco es que los de Abascal disimulasen mucho. En su programa reconocían claramente sus obediencias y no se sonrojaban ni un poquito al decir que cierto Estado ocupa y genocida es “la única democracia de Oriente Medio”. Curiosamente, cuando se les señala el detalle a alguno de los fervorosos conversos que decían votar a los verdosos por “patriotismo” solían responder que eso no tenía importancia, que a la gente le da igual lo del sionismo. Que ellos, los votantes del mal menor, eran en el fondo antisionistas, pero que estaban dispuestos a tragar con el besahuevos a los innombrables con tal de echar de la Junta a Susana y a sus Cuarenta Ladrones. Sigo sin ver la diferencia entre que te roben los de la banda de los Eres o los de la Gurtel, pero hay gente muy caprichosa con esto de los colores.

Hay que reconocer que llevaban razón los que decían que el programa, como en cualquier partido democrático, era lo de menos. Pero es que la parte que se han pasado por los huevos ha sido justamente aquélla por la que muchos incautos les habían votado, a saber: la postura -o el postureo- contra la inmigración. Y eso tiene que joder, no me digáis que no.
Hay mucha gente, demócrata de verdad, que ya tiene asumido que al votar le van a tomar el pelo y no le importa. Allá cada cual con sus perversiones.
Pero en el caso de Vox, ha habido mucho votante presuntamente falangista, fascista o simplemente patriota que ha sentido la necesidad de justificar su giro ideológico cargando contra los que seguimos pensando que cosas como la monarquía borbónica, el libre mercado o la Constitución del 78 son una coyuntura pinchada en un palo o un talante pragmático como el sombrero de un picador. Y esos han sido los más cansinos.

Muchos de los que abandonaron la lucha política en la época del Naranjito (no el de nariz empolvada, sino la mascota del Mundial) nos reprochaban nuestra ineficacia a los que hemos seguido fieles a nuestras ideas. Yo comprendo que es humano querer justificar el chaqueteo con estas “lecciones magistrales de estrategia” pero, la verdad, ya aburren. Si una monja decide meterse a puta está en su derecho y me parece bien. Lo que resulta molesto es que quiera convencer al resto del convento de lo superlista que es por dejar la clausura y de lo supertontas que son las que siguen con el voto de castidad.

Va a resultar extremadamente curioso oír lo que tengan que decir estos estrategas geniales ante la renuncia de los flamantes diputados a todo lo que no olía mal de su programa. Algo se inventarán.
Al final ha resultado que los de Vox son marxistas, pero de Groucho: ”Estos son mis principios, pero si no le gustan, tengo otros”.

J.L. ANTONAYA

Be Sociable, Share!

    1 thought on “NO OS RIÁIS, JODER…

    1. El miércoles o el jueves, no recuerdo cual de los dos días, Federico Jimenez Losantos llamó “lerdos” a los de VOX, y al día siguiente Ortega Smith era entrevistado en esa misma radio, los collejean y tragan con todo, menudos “radicales” jaja

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies