NO SOMOS NADA, O LO SOMOS TODO

Ando reflexionando este verano sobre lo que somos, y si merece la pena luchar por algo.

Cuando uno vive desinformado en el mundo actual pierde la perpestiva histórica, y vital, se desmotiva. El joven que vive y combate solo en un pueblo o ciudad, puede que no piense que alguna vez fueron muchos allí los que pensaban como él, y caiga en la apatía . La Historia está hecha de vaivenes. Esto de la política se asemeja a veces al efecto de la mariposa que nos enseñaban en el colegio: las alas de ella pueden provocar huracanes en otra parte del mundo muy distante en cualquier momento.

Si algo tenemos que reprocharle al mundo actual es su nihilismo. Creer que nada importa porque somos seres mortales, es un craso error. Si de algo nos vamos a acordar en ese último momento vital, es de todo lo que no hemos hecho en vida, de cómo dejamos la Tierra o Patria, a esos seres que nos van a suceder, los que son de nuestra sangre. De esa angustia por no haber intentado al menos lo que podríamos haber hecho.

Nosotros los fascistas lo decimos claro: haremos e intentaremos todo lo que sea posible o esté en nuestras manos, aunque nos vaya la libertad o la vida en ello. Los pueblos de buena voluntad no pueden morir a manos del Nuevo Orden Mundial. La derrota de 1945 fue casi total y feroz. A pesar de ello, y con una Europa en ruinas, muchos fueron los que intentaron y consiguieron seguir en la lucha nacional-revolucionaria, sin plegarse al dictado de los vencedores, majestades sanginarias de todo el Continente.

Nunca os sintáis solos, cada día somos más, o lo seremos por nuestro ejemplo, y es nuestro deber proseguir la lucha que nuestros héroes empezaron. Sin nuestra militancia, todo su legado pasaría a la postergación absoluta, y eso es algo que no debemos permitir jamás.

Y que nadie olvide una cosa: siempre, siempre en la Historia, triunfó la Voluntad.

A ello camaradas.

R. GARCÍA

 

GARC-4

Be Sociable, Share!

    1 thought on “NO SOMOS NADA, O LO SOMOS TODO

    1. Excelente. Debemos pelear hasta el último aliento, porque, en primer lugar, Nuestro Señor nos exige que vivamos con Fe viva en él, y la desesperanza no puede ni siquiera pensarse.
      Por Dios y por la Patria

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate