Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

OBJETIVO REPÚBLICA (II)

El 20 de noviembre de 2011 el Partido Popular vencía con mayoría absoluta en las elecciones generales: 10,7 millones de votos, 186 escaños. Con mayoría en ambas cámaras, Mariano Rajoy tenía la capacidad de solucionar muchos problemas. Respecto al tema que venimos tratanto, el Partido Popular tuvo la oportunidad de suprimir la Ley de Memoria Histórica. Pero el PP en el mejor de los casos no soluciona los grandes problemas de España, simplemente los congela, a sabiendas de que la alternancia institucionalizada de la izquierda acabará por dar el impulso definitivo al objetivo republicano de dicha ley.

En materia educativa, disfrutando de poder holgado para ello, con un PSOE tumbado en la lona, no tomó directriz alguna para la recuperación administrativa de la Educación o para hacer cumplir los derechos lingüísticos constitucionales de los alumnos que se venían conculcando en varias autonomías. Tampoco hizo cumplir las sentencias de los tribunales que condenan a la Generalitat en ese sentido. Más aun, en Galicia la lengua española sufre la discriminación ejercida por una Xunta en manos del Partido Popular desde hace décadas.

Íñigo Méndez de Vigo, su ministro de Cultura, llegó a decir pocas fechas antes de marcharse a su casa que en Cataluña todo iba bien en materia educativa. Éste ha sido el PP real, no ha habido otro.

Disfrutando de una amplísima mayoría el Partido Popular se mantuvo impasible ante una marcha hacia la independencia que había tomado renovada aceleración a mediados de junio de aquel año 2011, justo después de que ocho helicópteros trasladaran a Artur Mas y a varios de sus consejeros hasta el Parlamento de Cataluña. Las noticias de corrupción a mansalva en medio de la crisis económica ponían ante el juicio de las calles de Barcelona a la clase política catalana, que decidió escapar de la acusación con el consabido “España nos roba”, demagogia que las masas independentistas masticaron sin pestañear, cambiando la dirección de sus ataques hacia Madrid.

Poco después el Presidente de la Generalitat, Artur Mas, anuncia un referéndum, que habrá de tener lugar el 9 de noviembre de 2014, ante la vista de todos, salvo de un tal Mariano Rajoy que dijo que no había existido. Por si fuera poco, y dado que no se había conseguido la movilización de masas crítica como para convertirlo en una polémica internacional, la Generalitat vuelve a convocar otro, esta vez con Puigdemont en su presidencia. El mismo relato de los hechos resulta surrealista. Pese a que el delincuente avisa con años de anticipación y en uso de lugares públicos propiedad del Estado, el Presidente del Gobierno de éste no hace nada para impedir los preparativos que conducirán a la consumación del delito, en clamorosa prevaricación continuada de sus funciones.

En febrero de 2017 la prensa nacional anuncia que Puigdemont es el invitado de honor en la fiesta anual de la Masonería (Gran Logia de España). Con gran cinismo los medios intentan lavar la cara de dicha organización culpando al invitado del escándalo y escarnio que en esa fecha supone dicha celebración. Como de todos era sabido ya, el siguiente 1 de octubre iba a tener lugar el anunciado referéndum para la independencia de Cataluña del que saldría investido como gran prócer de la nueva república Carles Puigdemont i Casamajó. Reducir el homenaje a un error de una asociación mistérica y secreta cuyo fuerte es el ritual y las fechas emblemáticas es un desprecio al sentido común. Y es que en 2017 la masonería universal celebraba el trecientos aniversario de su fundación oficial, como ha sido recogido en los centenares de actos conmemorativos que tuvieron lugar en todo el mundo, celebración que pretendía culminar con la desaparición de España, ese molesto sujeto histórico que siempre ha sido un estorbo para sus objetivos.

Que además el homenaje a Puigdemont, futuro presidente de la inminente república catalana, tuviese lugar justo el 11 de marzo de aquel 2017, una fecha teñida de sangre para siempre en la historia de España, supuso una afrenta en toda regla.

En otras palabras, la GLE, de motu proprio y sin que nadie contase con su inesperado protagonismo, puso su nombre sobre el 11-M descaradamente, con absoluta obscenidad, dando por muerta a España el siguiente 1º de octubre con el anunciado referéndum.

Evidentemente para que con tanta seguridad se celebrase aquel funeral anticipado de España la GLE tenía que tener necesariamente de su parte a los dos protagonistas, al de Barcelona y al de Madrid. Lo que había escuchado años atrás y yo mismo había desechado por no buscarle cinco pies al gato volvió a mi memoria ante la obviedad de quien no tiene ya miedo en descubrirse.

JORDI PLA

[Ver OBJETIVO REPÚBLICA (I)   http://elcadenazo.com/index.php/objetivo-republica-i/]

MADRID 20 04 2016 POLITICA El Presidente del Gobierno en funciones Mariano Rajoy y el President de la Generalitat Carles Puigdemont durante la reunion que mantuvieron esta tarde en el Palacio de la Moncloa Imagen David Castro
Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies