OCCIDENTE DEBE MORIR

Apreciados Winston Smith españoles:

Me asaltaba ayer durante mi acercamiento y huída diarios a las redes sociales un vídeo en el que aparece una musulmana que, gritando como una loca en plena urbe hispánica, recriminaba a una mujer ir “medio desnuda” por vestir con soltura y sin complejos los refrescantes “putipantalones” que tan de moda ha puesto Amancio Ortega y sus colegas de gremio, por influencia de nuestro “amado” mundo anglosajón, entre las jóvenes y no tan jóvenes de nuestra patria.

El vídeo de marras conllevaba la evidente intención de añadir más leña al fuego de odio que todo buen español debe sentir hacia los moros y su querer imponer pudorosas y retrasadas costumbres estéticas a la mujer nacional, que sólo pide enseñar cacho a son de reggaeton para luchar contra el agobiante estío mediterráneo.

A pesar de que la mora de turno parece haber sido insultada, cosa que no recoge la grabación, y de que se encuentra dando lecciones donde no le corresponde tal derecho puesto que ésta no es su tierra, no deja de hacerme gracia que con tal de criticar a lo foráneo acabemos defendiendo las más repugnantes modas occidentales que el liberalismo extremo y el supercapitalismo financiero nos han impuesto para nuestra autodestrucción.

Es como la foto del supuesto musulmán pelirrojo poniendo pegatinas en un barrio británico sobre la imposición de la sharia o ley islámica: prohibido el tabaco y las drogas, prohibido vestir como putas, prohibidas las bebidas alcohólicas…

¡Pero coño, si yo también estoy en contra de esas cosas! ¿Acaso Hitler, Mussolinni, José Antonio, Codreanu, los cruzados, la esencia y valores europeos que nos ha transmitido la Tradición a través de los siglos no están en contra de esas decadentes muestras de progreso?

Occidente y sus antivalores deben morir. El ascenso revolucionario hacia una nueva era pasa por la recuperación del espíritu mediante la lucha contra la decadencia putrefacta y alienante de la modernidad, ¡no caigamos en defender a esta última asumiendo como propio lo que los de arriba nos imponen para destruirnos! ¿Alguien imagina a nuestras abuelas, o bisabuelas, o tatarabuelas enseñando medio culo por la calle de su pueblo, como hacen las niñas de 13 años con todo el acuerdo y la aceptación de sus progresistas papis en la actualidad?

La mujer europea ha cubierto su cabello como símbolo de valores muy nuestros, relacionados muchas veces con el compromiso, desde los confines conocidos de su historia, y aún quedan reminiscencias en las zonas rurales de los más tradicionales países del este, o en nuestras propias bodas o en la vestimenta de las monjas…

Recordemos de dónde venimos o acabaremos haciendo el trabajo sucio al Ministerio de la Verdad…

Gawain

gaw-7

Be Sociable, Share!

    1 thought on “OCCIDENTE DEBE MORIR

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate