OCTUBRE DE 1934

Cada vez son más los historiadores que ven en los funestos sucesos de otoño de 1934 no sólo un golpe de Estado contra la legalidad republicana por parte del futuro Frente Popular, sino un ensayo en toda regla por parte de las fuerzas que componían éste (socialistas, anarquistas, comunistas, separatistas) del totalitario proceso revolucionario que venían planeando desde 1931 (ahí están si no los documentos amén de las declaraciones de los Largo Caballero, Álvarez del Vayo, Prieto, Nelken, etc., para corroborarlo), el cual ejecutarían ya sin ningún pudor a partir de su fraudulento triunfo electoral de febrero de 1936.
Perdido el poder en las urnas ante los partidos de derechas en las elecciones de noviembre de 1933, las izquierdas comenzaron entonces a preparar su asalto violento al mismo, eligiendo como fecha octubre (muy simbólica tras lo ocurrido en dicho mes en Rusia tan sólo 17 años antes), pretextando la llegada al Gobierno presidido por Alejandro Lerroux de tres ministros de la CEDA y eligiendo como focos golpistas las tres regiones españolas más industrializadas: Vascongadas, Cataluña y Asturias.
Pero si en las primeras (donde en algunos ayuntamientos hubo algunos, escasos, conatos de motín) bastó la presencia de la Benemérita por las calles para que los separatistas vascongados se escondieran bajo sus boinas y en la segunda (tras la declaración del Estat Catalá por parte del genocida Lluis Companys) sobró con unos cuantos cañonazos para que ondeara la sábana blanca en el balcón de la Generalitat, en la tercera la cosa se puso muy fea para las autoridades republicanas.
Allí, en Asturias, sumados a la causa de la “huelga nacional revolucionaria” (eufemismo bajo el que solapaban sus planes golpistas) los efectivos de la CNT, hasta 30.000 hombres (la mayoría mineros) fuertemente armados se apoderaron a tiro limpio de numerosas localidades (Sama de Langreo, Turón, Mieres, La Felguera, Oviedo) donde proclamaron el comunismo o el anarquismo libertario, según qué casos, logrando además cortar las comunicaciones con León y Santander a fin de evitar la llegada de refuerzos que auxiliaran a las maltrechas guarniciones de la Guardia Civil que, junto a algunos voluntarios, a duras penas resistían.
Ni que decir tiene que el caos y el terror se extendieron por toda Asturias desde principios de octubre, con episodios criminales absolutamente indignos como la ejecución a sangre fría de 34 religiosos (entre ellos los 7 frailes conocidos como los “mártires de Turón”) o de destrucción directamente infames caso de la voladura de la Cámara Santa de la catedral de Oviedo (provocando la desaparición de numerosas reliquias) y la quema de su Universidad (con miles de valiosísimos manuscritos perdidos para siempre).
Cuando la situación amenazaba con desbordar al Gobierno, el Ministro de Guerra Diego Hidalgo hizo llamar a Franco a Madrid para que, desde la capital, el general ferrolano coordinara con su habitual eficiencia el operativo militar (en el que se distinguirá el coronel Yagüe al mando de dos Banderas de la Legión y un Tabor de Regulares) que, en apenas dos semanas y tras liberar las localidades citadas, hará huir a los insurrectos, no sin dejar su correspondiente (y controvertido) rastro represivo .
Todavía hoy no está claro el número total de bajas que provocó aquella tragedia (se habla de unos 1.500 insurrectos muertos y de 300 entre las fuerzas del orden), la cual, en sí misma y al contrario de lo que los actuales corifeos de la Ley de Memoria Histórica pregonan, desautorizó moralmente a la izquierda de condenar ya nada que en la misma línea hiciesen sus contrarios (como bien apuntó aquel republicano desencantado de nombre Salvador de Madariaga).
Así las cosas, a partir de ese instante la brecha entre las “dos Españas” se hizo insalvable, ambas ya decididas a dirimir sus diferencias a la hora de imponer su forma de Estado (en ningún caso democrática) en una guerra abierta que, a la postre, supondría inevitablemente la derrota y aniquilación del adversario.
NO NOS ROBARÁN LA HISTORIA NI LA MEMORIA.
Cachús
Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate