ODZAK, POSTRERA BATALLA EUROPEA DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Pocos saben que tras la rendición alemana -el 8 de mayo de 1945- todavía hubo batallas acaecidas en el continente europeo que continuaron por unas semanas.

De hecho, una de ellas terminaría 17 días después: hablamos de la acaecida en Odžak (población hoy hubicada en Bosnia Herzégovina, entonces bastión del Estado Independiente Croata dirigido por Ante Palevic) entre el 19 de abril y el 25 de mayo de 1945.

Tal batalla supuso una lucha feroz por el control de cada barrio, casa, etc., de la citada localidad, con alrededor de 1.800 ustachis enfrentándose a más de 20.000 partisanos, los cuales sólo gracias a la utilización masiva de la fuerza aérea pudieron al fin imponerse.

Cuando hacia mediados de abril de 1945 las fuerzas germanas retrocedían hacia Austria, soldados croatas (liderados por los hermanos Iván y Petar Rajkovačić) deciden plantar cara a un enemigo muy superior en número y material (artillería, morteros, lanzagranadas, lanzacohetes), al punto que no solamente logran defender sus posiciones sino que son capaces de eliminar a un batallón entero enemigo.

Tito, deseoso de completar su poder en toda Yugoeslavia para la fecha de su cumpleaños el 25 de mayo de 1945, había ordenado la aniquilación total de los ustachis atrincherados en Odžak, llegando a amenazar a sus propios jefes militares (caso de Mato Belić, que conocía muy bien la ciudad) con que se les consideraría culpables si no cumplían sus órdenes.

Finalmente, después de 36 días de encarnizados combates, los efectivos croatas son derrotados, perpetrando a continuación las huestes titoístas una de sus habituales masacres entre los considerados “colaboracionistas”: 2.500 asesinados; si bien es verdad que una treintena de combatientes croatas logrará escapar hacia la desembocadura de los ríos Bosna y Sava, donde seguirán peleando hasta que el último de los suyos muera abatido en la primavera de 1947.

De la bravura demostrada por los seguidores de Palevic en tan numantina defensa hablará mucho tiempo después (en concreto, en junio de 1975) el periódico NIN, órgano oficial de la Liga de los Comunistas de Serbia: “El enemigo era mucho más peligroso y astuto que los soldados alemanes… la Ustaša luchó hasta la muerte.”

En la actualidad, existe -junto a la fosa común ”Nujića Bašča” de Vlaškoj Maloj, en la región de Posavina, Bosnia, donde están los restos de los croatas muertos entonces- un pequeño monumento que los recuerda.

NO NOS ROBARÁN LA HISTORIA NI LA MEMORIA.

CACHÚS 

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate