Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

PEDRO SANCHEZ, ¿GOBIERNO O DESGOBIERNO?

 

Que había que quitar de en medio al gobierno derechista del Partido Popular está fuera de toda duda. No se puede consentir que gobierne un partido inactivo en la solución de los problemas de la Nación y en el que muchos de sus miembros dirigentes han venido dedicándose al expolio de dinero ajeno para interés particular o del propio partido. “Iustitia dixit”. A sabiendas de que el recambio tampoco auguraba nada bueno. Y otra cosa ha sido el modo en que se ha hecho. Pero esto es otra historia.

Que no puede esperarse “a priori” nada bueno de un gobierno auto-tildado de izquierdas, florero y epatante desde su cabeza principal hasta el último de ellos, tampoco hay que ser pitoniso para acertar en el pronóstico.

Si alguien esperaba de Sánchez la ejecución de un proyecto de regeneración de la vida política española y por tanto de medidas de hondo calado en lo social para detener la caída de la natalidad e invertir la pirámide poblacional a medio y largo plazo y en lo económico para fortalecer y asegurar el sistema público de pensiones y de sanidad, o la disminución del paro y la elevación de los salarios y del nivel de vida de los españoles, o incluso reclamar los 60.000 millones de euros prestados a la Banca, que espere sentado.

El gobierno de Sánchez tiene prisa, pero no de convocar elecciones generales que clarifiquen la situación. Tiene prisa, antes de su convocatoria, en agradar al público propio y ajeno para situarse con ventaja cuando dé el pistoletazo de salida para la consulta a las urnas.

Falto de ideas serias en unos casos y de voluntad para ejecutar otras en otros casos, está ejecutando su plan que es de libro en la política de izquierdas : “destruye cuanto más mejor, que luego ya vendrá alguien a reconstruir y de algo se olvidará”.

Como “actos de gobierno” ha planteado, o mejor, anunciado, Sánchez los siguientes:

1. Proyecto de Reforma de la Ley de Memoria histórica, en el que, como medidas estrella se encuentran la retirada de los restos de Franco del Valle de los Caídos y la introducción como figura delictiva en el Código Penal de la apología del franquismo y del fascismo.

2. La reforma constitucional que posibilite dinamitar la unidad nacional previo referéndums y la consecución de un Estado federal, aspiración cansina, superada y pasada de moda que arrastra el PSOE desde tiempo inmemorial.

3. La política de puertas abiertas en todos los sentidos respecto a la oleada migratoria que comenzara en tiempos de Aznar, se afianzara con Zapatero, aumentara con Rajoy y se hará insoportable con Sánchez, teniendo ya visos no solo de invasión, que ya lo es, sino de sustitución a medio y largo plazo de la población autóctona por la foránea.

Todo ello, lejos de ser aciertos o errores de Sánchez en temas concretos, o palos de ciego ante una serie de reformas más profundas que se hacen necesarias en beneficio del pueblo, tienen un nexo común: la venganza contra lo que históricamente ha sido la esencia de España, venganza en lo particular por parte de la izquierda y en lo general por parte de los verdaderos dueños de las decisiones políticas a nivel mundial, verdaderos beneficiarios de dichas medidas.

No creáis que solo critico la política de izquierdas. Nada me une a la derecha. Ambas son visiones parciales de la totalidad patria. Solo que a la derecha los amos le exigen unas cosas y a la izquierda otras, en un juego de reparto de rol para entretener al personal.

En cuanto a la retirada de los restos de Franco, por un lado está la dificultad técnico legal, ya que por un lado la ley que lo permita chocará frontalmente con la propiedad eclesiástica de Cuelgamuros y por otro con que deberá contradecir una orden del jefe de Estado que propició su enterramiento en ese lugar, no previsto por el difunto ni por su familia. Aunque la Iglesia parece que ya ha dicho públicamente que no se opondrá y la autoridad de aquel jefe de Estado, hoy rey emérito, ya se sabe que es nula. Pero ¿alguien piensa que a Sánchez le importa esto?.

Pero lo de verdad importante no es el destino de los restos de Franco (que soy partidario de que permanezcan en el Valle) sino la pretensión de penalizar las ideas franquistas y las fascistas, lo que conllevaría, más pronto que tarde, a la ilegalización de nuestros grupos, asociaciones y partidos. Importante y gravísima reforma, de llevarse a cabo. Aunque opongo que para llevarse a cabo habría que modificar la Constitución Española, al menos en sus artículos 1, 14 y 16, ya saben, aquello de la libertad y pluralismo político, opinión y libertad ideológica. Y de paso cargarse los principios que informan la propia ley de leyes y el sistema democrático. Pero son capaces de todo eso y de más.

Como solución al problema catalán proponen la reforma de calado de la Constitución que permita referéndums para la independencia y la posibilidad de federación de las autonomías que así lo decidan. Huelga decir que muchos partidos lo aplaudirán. Será un berenjenal, algo así como dar con un palo en un avispero, pero qué más da, ellos lo merecen.

En cuanto a la política migratoria ya iniciada por Sánchez con el botón de muestra del Aquarius, se trata del inicio del suicidio de España, o mejor, de su asesinato, pues nadie ha consultado al pueblo para adoptarla.

Oponen que se trata de una crisis humanitaria. Es mentira. Está demostrado que esa recogida ha sido frente a la costa Libia, que no los han recogido del agua sino de barcazas, a hombres, mujeres y niños de corta edad, que no se les mojaron ni los móviles, los que incluso estaban en uso tras siete días de navegación. Que los trayectos de ese buque y otros son conocidos y de manera reiterada hacen el mismo trayecto, a Libia, recogida y entrega en Italia… hasta que Italia ha dicho basta.

Pero claro, el baile debe seguir, hay que acabar con los fascistas, hay que acabar con España y para ello hace falta disolver su esencia con miles, millones de personas foráneas, sin duda más dóciles que los en otro tiempo rebeldes españoles. ¿De verdad el pueblo cree que se trata de una crisis humanitaria?. ¿De verdad España o toda Europa puede asumir, y pagar, que toda la inmensa África se traslade aquí para conseguir una vida mejor?. ¿A costa nuestra?. Es impensable, pero, sobre todo, es injusto. Y a quien beneficia es al sistema, a sus verdaderos promotores, al liberalismo, al capital, que se provee de mano de obra barata a la par que de un brazo ejecutor para sus designios mundialistas. No lo hacen por ellos. Los utilizan como a nosotros, los desarraigan de su cultura, los disuelven como pueblo.

No se trata de motivaciones racistas. Se trata del derecho de toda Nación a defender su integridad, su esencia y su derecho como pueblo.

¿El sistema, y su partido en el poder, quiere un debate?. Que propicie el debate. Pero tenemos derecho a expresar nuestra opinión, a trasladarla a nuestro pueblo, a defender lo que es, no solo nuestro, sino de nuestros antepasados y para nuestros hijos. Cualquier sistema o ideología que cercene esto, será nuestro enemigo, por enemigo de nuestro pueblo.

¡DESPIERTA ESPAÑA!

LLÁCER
18 de junio de 2018
Día de San Germán

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies