PEPE DE REBAJAS

Dentro de su estrategia de lavado de imagen, el Partido Popular eligió la copia como idea original, y anunció con orquesta, coros y danzas, y juegos florales, la democratización de la formación con la elección del Baranda por sus propias bases, tal y como recientemente hicieron por su izquierda Soe y Podemos, y que es algo que queda muy chic.

En realidad no sabemos si el plebiscito nace consecuencia de una elección propia encaminada a una hipotética modernización del partido o, sencillamente, un duelo al amanecer -pistola o sable- ante las tapias del cementerio para resolver de la mejor manera posible las sangrientas luchas intestinas.
Pero lo cierto es que, como táctica, les había quedado mona la maniobra.

Los populares siempre han presumido de algo que, personalmente, siempre me ha parecido inverosímil conociendo la historia de las derechas españolas: de militancia.
Tradicionalmente, la izquierda siempre ha sabido convencer a sus leales para que pongan nombre y dos apellidos en una ficha, mientras que la derecha se ha tenido que conformar con el voto fidelizado.
La feligresía conservadora nunca ha sido de ensuciarse las manos pegando carteles y mucho menos de ir dando voces por las calles, sudorosos, sujetando pancartas.
Resulta de mal gusto, y además “nos pueden ver”.

Por eso cuando la dirección de Génova 13 declaró que iban a llamar a las urnas a sus casi 900.000 militantes, una voz interior me dijo que se les caería el paripé como les cayó la vergüenza.
Finalmente, el número de afiliados se ha reducido hasta las cifras de socios de un bingo de jubiletas y se estima que no llegarán a 70.000 los votantes que eligirán al próximo momio.
Y aún me parecen muchos.
Por otro lado, no resulta extraño conociendo el entramado que sujeta el aparato orgánico del partido que tan solo un exiguo 8% esté al corriente de las cuotas.
Y es que aquí no venimos a pagar oiga, que venimos a cobrar.

Más patético ha resultado que, ante la evidencia de que la estrategia quedaría con el culito al aire, hayan tirado mano de las “rebajas de junio”: Todo a 20, oiga, que estamos que lo regalamos, ¡digo!, que no son 50, ni 40, ni 30 … ¡¡llévese por 20 euros un carnet con su foto y el derecho a votar a su chochona favorita!!.

El Partido Popular aún no ha acabado de tocar fondo, y yo que me alegro.

LARREA     JUN/2018


 

El PP infla el censo de los afiliados que pueden votar a su nuevo presidente: no son los 800.000 de los que presume

A 6 de junio los afiliados eran 869.535 en toda España, pero Génova no especifica cuántos son militantes, con obligación de cuota y que, por tanto, pueden votar al sucesor de Rajoy, y cuántos simpatizantes, que no pagan

La Comisión Organizadora del congreso ha propuesto que quienes quieran participar puedan estar al día de sus pagos con el abono de 20 euros

https://www.eldiario.es/politica/PP-afiliados-Madrid-congreso-Rajoy_0_784622318.html

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies