Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

PROPUESTAS QUE NO VERÁS EN EL PROGRAMA DE VOX (II)

 

¿Ecología? ¿Reforestación? ¿Naturaleza? ¿Medio ambiente? No busques estos asuntos en el programa de Vox. No aparecen. No interesan.

Lo más cercano, aunque de refilón, a esos grandes temas, cruciales para la sociedad, es lo relativo a la caza y la pesca, de las que se predica su protección como actividades necesarias y tradicionales del mundo rural. Nada habría que objetar a ello, si dicha proclama en defensa de la actividad cinegética fuera acompañada de una batería de principios y medidas destinadas a articular la gran política nacional de ecología y medio ambiente que España necesita. El Estado se enfrenta hoy, casi desarmado, con las competencias medioambientales fragmentadas en 17 taifas autonómicas, al cambio climático global. No parece que Vox esté muy preocupado por el asunto.

Una pena. Nuestros camaradas mayores, formados en marchas y campamentos, conocían el valor y la importancia de la naturaleza. Muchas de sus canciones son testimonio de ello.

“Adelante, caminos de mi España,
que florece mi paso al avanzar
todo el oro creciendo en los trigales
todo el verde del monte en el pinar.

Adelante caminos de mi España,
valles, ríos, montañas hacia el mar,
donde todos los vientos de la rosa
nos enseñan justicia y libertad.”

Soñaban con recuperar para España aquella fisonomía primigenia a la que los fenicios llamaron I-span-ya, “tierra de conejos”; una riquísima selva que bien pudo ser como la describía Félix Rodríguez de la Fuente en los primeros minutos del capítulo inaugural de su legendaria serie “El hombre y la Tierra”:

“En tiempos históricos España fue un paraíso forestal. Un águila imperial, la reina de las aves de nuestros bosques, hubiera podido sobrevolar la península Ibérica sin dejar de sobrevolar un infinito manto verde. Hubiera viajado sobre pinares, sobre encinares, robledales, sobre bosques de coníferas, mediterráneos o caducifolios. Hoy, las últimas masas de nuestros bosques, en la cordillera pirenaica y cantábrica, permiten que las águilas puedan aún sobrevivir en un paisaje que debió constituir la generalidad de la Península Ibérica”.

Vamos para atrás. La ecología, degradada a mero factor de desarrollo económico a través del turismo rural; arrinconada en las aulas escolares, donde se reduce a un mero punto obligatorio en los programas curriculares –Día del Medio Ambiente- ; víctima propiciatoria de cuerpos funcionariales autonómicos inoperantes en unos casos e insuficientes en otros; desvinculada de su sacralidad. Es la gran olvidada de la política nacional para todos los grandes partidos del régimen… también para Vox.

“Sin duda alguna existe en España un gran movimiento de la opinión en favor del árbol, pero hay que fundamentarlo, hay que robustecerlo para que no se convierta en un romanticismo sin consecuencia. Es necesario que todos se penetren de la utilidad del árbol y que deje de ser este movimiento lo que acaso es en gran parte; un eco que repercute lo que suena más allá de los Pirineos. Digo esto, porque he conocido á algunos personajes que siempre que nombran el árbol hacen seguir la palabra de diez admiraciones, y sin embargo sacrifican un bosque entero por complacer á un elector ó permiten que se maltraten los árboles de una plaza sujetándolos á bárbaras podas ó dejan indefenso un monte para que le destrocen, sin perjuicio de exclamar en la Fiesta del Árbol: «¡Oh, el árbol! ¡Oh, el árbol!»”

Ricardo Codorniu y Stárico. Alianza de España con el árbol, 1909.

F.A.

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies