¿QUÉ NOS QUEDA?

Tal vez, en ocasiones, flaqueen nuestras fuerzas o nuestro ánimo viendo la triste realidad que nos rodea… pero la herencia de nuestros Caídos nos empuja. Retroceder, nunca. Rendirse, jamás. He ahí el sentido de este poema:

 

¿QUÉ NOS QUEDA?

¿Qué nos queda?

 

La sangre derramada,

su memoria,

su herencia.

 

El eco de sus voces,

fuertes, gallardas, recias,

que aún resuenan alegres

en las noches más negras.

 

Su lealtad, su brío,

su compromiso y fuerza,

su coraje y su fe

inalterable, eterna.

 

Como eterna es la luz

que nos guía y alienta.

 

Si todo nos parece

una empresa perdida.

Si en muchas ocasiones

el ánimo flaquea…

 

Nos basta con alzar

la vista a las estrellas.

 

Nos quedan ellos.

Siempre.

Firmes en sus trincheras.

Que hoy son trincheras de plata,

orgullosas y eternas.

 

¿Qué nos queda?

Nos queda todo.

 

Porque aún corre su sangre

por nuestras venas.

Porque nunca olvidamos

su historia ni sus gestas.

 

Porque nuestra memoria,

ni se rinde ni compra

con leyes traicioneras,

con mentiras cobardes,

miserables y necias.

 

¿Qué nos queda?

Nos quedan los Caídos.

 

Y nosotros, clavados,

igual que un día ellos,

firmes en la trinchera.

 

MANUEL CABO FUEYO

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate