REIVINDICANDO A ALFONSO PASO. UNA OBRA DE SIEMPRE, PARA GENTE DE OTROS TIEMPOS

Hace unos 40 años daban por radio un programa llamado “El Teatro Invisible”, al que yo estaba abonado siempre, pues allí oí por primera vez las mejores obras del teatro universal, perfectamente declamadas por un equipo de actores-locutores… Por supuesto un programa así ha desaparecido, es lógico, era de “otros tiempos”, cuando el teatro eterno y de valía estaba en el texto y en el verso, ahora el teatro es un burdel de camas y desnudos, de gentes retorciéndose por el suelo en neurosis contínuas y absurdas…. Un teatro de gentuza para progresistas clientes próximos al psiquiátrico. No es para la radio.

Una noche dieron una obra de Alfonso Paso, yo conocía poco a este autor… su nombre me sonaba, pero no sabía qué tipo de teatro hacía. En la época dorada del teatro, allá por los años 50, por supuesto ya mucho menos “dorada” que la de los años anteriores a la guerra civil, cuando escribían teatro Pemán, Marquina, Lorca o los Quintero, por poner solo algunos nombres, yo era demasiado joven para ir, y en los 70 ya no era lo mismo. Pero pronto quedé impresionado por “La Corbata”, ¡qué obra!, qué maravilla, allí estaba condensada toda la sabiduría del mundo… y estaba relatada toda su miseria, la que nadie se atreve a denunciar, porque no es “progresista”, ni acorde al Pensamiento Unico y la prensa. No hubo forma de encontrar el libro… tardé 35 años en poder lograrlo gracias a Internet… ese invento, que como todos los inventos técnicos, puede ser usado para lo peor (lo que es bastante normal) o para lo mejor, en este caso para encontrar libros editados hace 60 años y agotados para siempre.

Me juré hace 40 años difundir esta obra, ha sido larga la espera, y pobre la difusión que puedo hacer por ahora, pero al menos dejaremos el texto para que no se pierda del todo. Espero que se lea y se disfrute de este texto excepcional.

Algún día, parece lejano en estos momentos, volverá a estar de moda lo que dice el protagonista de esta obra: “¿Se pasó de moda la decencia, la fe en Dios, la virginidad, la familia? No se ha pasado de moda, lo que ocurre es que por ser decente no pagan. ¡Eso es lo que ocurre!”. Si, no se paga, no se sale en los diarios ni se logra fama siendo de “otros tiempos”, solo se logran risitas de desprecio y burlas de los “progresistas” y su mundo del dinero y la “normalidad”.

Mientras tanto, unos pocos seguimos en “otros tiempos”, no por estar atrasados, sino por no querer hundirnos en la ciénaga, que es algo muy distinto. Que no se trata de quedarse parados, sino de no hundirse. Hoy se progresa hacia abajo, cuanto más hundido, ¡más moderno!. Ya lo vió Alfonso Paso, y no se calló ni ante el mito (tan marxista como falso) del obrero. Pues no hay calidad en las clases sino en las personas. Y tan miserable puede ser un pobre como un rico… esta es una de esas verdades que no gustan y nadie dice.

Pues como también se dice en esta obra: “Todavía no sabe usted lo bien que se entienden el dinero y el odio, los millones y el revanchismo”…. Sí, dinero y ambición, odio y desvergüenza, falta de principios y principios sin ética… son todo lo mismo, el mismo pantano de mundo actual.

R.BAU

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate