REPTAR BIEN VALE UNA MISA

Juro que así ha sido o al menos así me lo contaron:
-Venía a poner una denuncia.
-Tome asiento por favor, ¿nombre del denunciante?.
-Antonio Maestre, periodista atocinado y pintado hasta el codillo.
-Dígame, ¿de qué se trata?.
-Denuncio a Pablo Casado por franquista.
-Siga, siga, que le escucho.
-Pero oiga agente… ¡no está tomando notas!.
-Sí las tomo, pero lo hago en mi máquina de escribir invisible.
Y fuéronse y no hubo nada…

Ha sido noticia estos días que el líder del PP asistió en Granada a una misa por Franco, tengo entendido que el luctuoso suceso al menos no se produjo allí donde descansan Fernando e Isabel, conocidos justamente por la historia como los Reyes Católicos, porque de haberse dado ambas circunstancias (franquismo y España imperial), en una sola materia habría para que Lolilla Delgado solicitara la reinstauración del Garrote. Con apremio.
Comoquiera que Casado es la definición gráfica del perfecto imbécil, el policía de guardia y un servidor damos por creíble que sólo asisitiera al servicio religioso por ser confesado, ya que sus faltas son muchas y su inteligencia corta como la erección de un sexagenario.

Sea como fuere, lo cierto es que “el franquismo” de Pablito (aún es conocido así entre los Barones peperos) ha eclipsado hasta la mismísima oscuridad otra noticia puntual del facherio recalcitrante: el árbol genealógico de la familia Escrivá-Belmonte.
El ministro manchego no numerario del Soe aunque peso pesado del Gobierno por imposición, y que pretende capar lo aportado a puro macho por varias generaciones de currelas españoles es descendiente de la flor y nata del Régimen, ergo: aquellos estudiantes que se alistaron en 1941 para morir en Rusia.
Vaya el mayor de mis respetos para todos ellos.
El mismo que no han tenido alguno de sus descendientes.

Porque los guripas Joaquín Escrivá y Carlos Belmonte, falangistas y del SEU ambos dos, fueron el padre y el tío de José Luis Escrivá, ministro de Sánchez y rojo pero poco.
Joaquín y Carlos salieron vivos del Voljov (si es que llegaran a estar) y con el tiempo se convirtieron en prohombres del Régimen en Albacete.
Tiene su gracia que el primer divisionario al que tuve el honor de estrechar la mano precisamente fuera manco, Garcieta le llamábamos y subsistia a duras penas con una paga de mutilado de mierda (perdón: quise decir “de guerra”). El siguiente guripa que me honró con su diestra ajada y resbalosa por el betún fue un limpiabotas de Casa Balanzá.
Tendría yo apenas 14 abriles, algunas lecuturas y una humilde camisa azul, lo suficiente para entender que algo no cuadraba en mis amoríos adolescentes.
A los Escrivá y Belmonte les fue mejor que a Garcieta con el Caudillo, siempre tan atento con las familias “de toda la vida”.

Mi abuelito, que fuera agricultor con Franco (antaño llamados campesinos), escupía después de decir la palabra “terrateniente”. No seré yo con mis huesos quebrados de tanto doblarlos quien pise la flema del viejo.
Cuando giró la tortilla, ¡qué cosas!, la socialista Carmina Belmonte, sobrina del idolatrado alcalde franquista Carlos de apellido tal cual, se convirtió en alcaldesa de Albacete: “mis tíos no sabían dónde iban cuando se alistaron en la División Azul” osó decir la nena, metida de lleno al negocio familiar.
¡Vaya que si lo sabían , bonita!.
Las 30 piezas de plata recompensadas al delator del Maestro, según cuentan las Escrituras, como la pantomima de misa de Carlos el hugonote, son calderilla comparadas con el desprecio al brazo abandonado en la estepa de Garcieta o a la prostración del humilde limpiabotas sacando lustre a los zapatos italianos de los señoritos allá por los 60.
Justo cuando Carlos Belmonte, alcalde franquista y tío de rojas, edificaba (literalmente) los cimientos del Real Albacete Balompié.

La historia -puede- la escriban los héroes, pero la disfrutan los gusanos…
Y el ministro Escrivá, estiércol cum laude, sólo es el orín infecto de aquéllos que tomaron tajada de la mejor sangre que parió esta bendita tierra.

No, arrastrarse no vale una misa.
Ni cien.

LARREA /NOV 2021

 

Be Sociable, Share!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    4 × cuatro =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate