RESISTIR

Llega la muerte a los lomos

de proyectiles de plata

que por mil bocas de fuego

el enemigo dispara.

 

Solos en tierra de nadie

una sección aislada,

bajo aquel infierno atroz

con gritos de “¡Arriba España!”

a la muerte desafía

y como el deber lo manda

se clavan en aquel suelo

cual si fuera el de la Patria,

impasibles ante el fuego

y firmes en la demanda.

 

Los mortíferos impactos

destrozan la tierra blanca

y la nieve se transforma

en mares de barro y agua

que anegan las posiciones

de aquellas tropas hispanas.

 

Y de pronto cesa el fuego

y en alocada avalancha,

gritando como posesos

as tropas rojas avanzan,

confiados en que nadie

aguantó aquella descarga

y sobre el campo español

solo los muertos aguardan.

 

Algunos vienen riendo,

otros gritan, otros cantan.

El vodka alienta sus voces

y da brillo a sus miradas.

Pero en la tierra de nadie,

aquella sección aislada,

 se pone de pronto en pie

y gritando “¡Arriba España!”,

comienzan a disparar

con sus fusiles y máquinas

 segando filas de hombres

cual dramática guadaña.

 

Y un capitán en lo alto

de la trinchera se alza

y comienza un “Cara al sol”

que toda la tropa canta.

Tiene una herida en la frente

y otra más en sus entrañas,

pero su voz se alza al cielo

entre el tronar de las balas.

“Hoy aquí morimos todos,

pero los rojos no pasan”.

 

Y aquel puñado de hombres

se ríen ante la Parca

y calando bayonetas

su parapeto rebasan

y cargan como cargaron

en pretéritas batallas

los infantes españoles

que Europa señoreaban.

 

Retrocede el enemigo

sin orden, en desbandada.

La posición española

no han podido conquistarla.

 

Un puñado de guripas

en tierra de nadie canta.

Su capitán yace muerto

junto a tantos camaradas.

 

Los supervivientes rezan

con la frente levantada

para que su rezo alcance

a aquella guardia de plata

que ya se eleva hacia el cielo,

hacia la noche estrellada,

a formar en los luceros

que son la Gloria de España.

 

Muy pocos quedan en pie.

Mas la posición aguanta.

Porque así luchan y mueren,

cuando el deber lo demanda,

los soldados españoles

orgullo de nuestra raza.

 

(Manuel Cabo Fueyo)

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate