Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

REVOLUCIONES DESACELERADAS

Hoy no me centraré en atacar al enemigo, hoy no hablaré sobre lo miserable de sus ideas y sus actuaciones, hoy vengo a reflexionar sobre el peor de nuestros detractores; nosotros y nuestra incapacidad para con nuestras filas.

¿Revolución conservadora? ¿Revolución transgresora? ¿Inmovilismo ideológico de salón? ¿Historicismo academicista?

Yo lo tengo claro: Revolución permanente e inmanente.

Cuando en estos tiempos criticamos a la modernidad progresista y nos alineamos a pies juntillas con los movimientos fascistas del pasado siglo, lejos de quedarnos a groso modo con lo superficial y exitoso del asunto, deberíamos hacer el esfuerzo de situarnos en el contexto histórico y tomar ejemplo del acto de ruptura que supuso; puesto que esta es la pulsión vital de la idea en sí y su consecución última.

Cuando hoy día veo actitudes, colores alquímicos y una parafernalia concreta; no se me mal intérprete pero parece rocambolesco y absurdo para nuestros días. Poco menos que escenas fantasmagóricas que en vano intentan franquear la losa inevitable del olvido.

Quizá aquí estriba el problema y el principio de ese citado inmovilismo doctrinario.

Nadie procura denostar ideas y movimientos, en ningún caso creo que sobreponernos al pasado en aras del futuro sea traición alguna, sino más bien rescatar los valores y la esencia de estos y adaptarla a los tiempos que nos ha tocado vivir.

Al parecer y visto lo visto, nuestra cabezonería y fanfarronería hispánica sigue arremetiendo una y otra vez dando lugar a todo lo contrario. Resultado: fracaso estrepitoso.

Soy consciente de la dificultad que supone tal empresa, es real la fina línea que delimita un bando u otro cuando se incide en cuestiones de tal índole; pero precisamente esa es la lucha de nuestro tiempo; sobreponernos a él, vencerlo y arrebatarle la esencia de todo aquello que nos arrebató un día para recrearlo de nuevo.

Hay un precio; relegar la nostalgia de nuestro imaginario.

De ti, de mi, de todos depende ganar este pulso y hacernos con las riendas de nuestro destino comunitario.

Ginés G. Segura

 

gi-1

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate