RUTA MUSEÍSTICA POR HOSPITALET: CASA ESPAÑA Y LA ARMONÍA

“Pedid y se os dará; llamad y se os abrirá, buscad y encontraréis”    Mateo 7,7-12

Visita al Museo de Hospitalet de Llobregat, interesante la historia romana y medieval de la ciudad, hoy prácticamente irreconocibles ante el levantamiento de la moderna y horrorosa megalópolis plutocrática y el nulo interés de su podrida sociedad por el pasado de la ciudad, una ciudad que hasta hace apenas una centuria era básicamente agraria y ganadera. Y ya no hablemos del “respeto” de su Ayuntamiento progre y multikultureta por el poco patrimonio arqueológico y arquitectónico que la ciudad tiene y el poco que le quedaba y que nos queda, ello ante el temible avance de las hordas de Gog y de Magog y no sólo en forma de cemento, ladrillo y junglas de asfalto…

Nos dirigimos primeramente hacia el Museo de Historia de la ciudad propiamente dicho. El Museo se inauguró en 1972 en el edificio del siglo XVI “Casa España”, y forma parte de la Red de Museos Locales de la Diputación de Barcelona. El Museo tiene su sede central en Casa España, construida en 1563 por la familia Llunell; la casa pasó más tarde a ser propiedad de los Molinès y, finalmente, de la familia Espanya. El edificio fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional en 1975, el último año de la Era de Franco. En la década de 1970 se incorporó al Museo el edificio contiguo conocido como Casa de los Ventanales Góticos. El Museo también cuenta con un conjunto de retablos religiosos de lo siglos XVI y XVII, así como diversos elementos escultóricos procedentes de la antigua iglesia de Santa Eulalia de Mérida, salvados in extremis de la destrucción de la misma por parte de la chusma anarquista en 1937, es decir al poco de iniciarse nuestra Cruzada de Liberación Nacional de 1936-39. Dicha Iglesia originariamente del Siglo XVI y de estilo renacentista, fue reconstruida íntegramente por el Estado del 18 de Julio tras la finalización de la Guerra Santa, e inaugurada en 1947; la misma es de estilo neorrománico.

En la planta de arriba del edificio había una exposición sobre el “franquismo en Hospitalet”, ni que decir tiene que lo único positivo de la misma eran algunos de los objetos expuestos, y por supuesto olvidando o dejando de lado por completo los comentarios infames, sesgados, vomitivos y aberrantes que habían a modo de paneles “informativos” y “explicativos”, en realidad pura y asquerosa propaganda progre y democrática, normal teniendo en cuenta el tipo de gentuza subhumana que rige el Ayuntamiento de Hospitalet desde hace décadas. De hecho la mayor parte de las exposiciones que en dicho edificio se efectúan son pura basura, es decir los típicos tópicos, repetitivos mantras e ideas-fuerza que alimentan e impone a la masa borreguil este Sistema infernal y odioso hasta la náusea. Finalizada la visita a “Casa España” nos dirigimos hacia el siguiente edificio histórico que hay a unos metros calle abajo: Casa La Armonía (algo esto último que hoy brilla por su ausencia en este mundo de locos y de majaderos)…

La Casa La Armonía, La Armonía o Casa de la Torre Blanca (en catalán: L’Harmonia) es una edificación también renacentista del Siglo XVI, declarada Bien de Interés Cultural y Bien Cultural de Interés Nacional de Cataluña. Un bello edificio en cuyo frontispicio aparece San Jordi matando al dragón, símbolo de la eterna lucha de las Fuerzas de la Luz contra las de las Tinieblas. En el interior había una exposición -aún más repugnante que la anterior- sobre la “historia” (o algo así…) del cooperativismo y el sindicalismo en Hospitalet, un canto demoníaco toda ella a la maldita Izmierda y a la Antiespaña que ha convertido a nuestra antaño gran nación en un absoluto estercolero y en una verdadera casa de putas y de eunucos cerebrales y existenciales. Leyendo y escuchando a estos canallas democráticos parece ser que nunca hubo cooperativismo y verdadero sindicalismo (NO clasista) en España, y para concretar más en Hospitalet de Llobregat. Las decenas de miles y miles de viviendas, de parques, colegios, hospitales, etc que el Estado del 18 de Julio creó y construyó a lo largo de casi 4 décadas para los trabajadores, al parecer fue obra de esta canalla vil, vaga, inútil, ruin y mentirosa. En fin…

Hay que decir por otro lado que ambos edificios están dentro del antiguo complejo urbanístico de La Calle del Xipreret; es una de las calles más emblemáticas de Hospitalet de Llobregat. A lo largo de poco más de 100 metros se nos presenta la historia arquitectónica de la ciudad. Hay hasta 27 elementos protegidos en la calle por el Plan Especial de Protección de Patrimonio Arquitectónico. El origen de dicha calle se sitúa en la época romana donde hacía de separación entre propiedades agrícolas. En este lugar se formó el núcleo originario de Hospitalet. La presencia de la “Torre Blanca”, un antiguo hospital para peregrinos perteneciente a la Orden ascético-militar de los Hospitalarios o Orden de los Caballeros de San Juan del Hospital, y de la que se tiene documentación del siglo XI, hizo que en estas tierras se instalara el mismo como zona de paso en dicho peregrinaje; no olvidar que cerca pasaba la antigua VIA AUGUSTA (lo que hoy es la Carretera de Santa Eulalia). A partir del siglo XVI vive un momento de expansión, en aquella época las familias más importantes construyen grandes casales a lo largo y junto a la calle.

El nombre originario de la ciudad fue “Provençana” según consta en algunos escritos del Siglo X, y en aquella época doblaba en terreno al Hospitalet actual
que extendía sus dominos hasta la sierra del Collserola y el río Llobregat. No sería hasta un documento escrito de principios del Siglo XV cuando aparecería la palabra “Spitalet”…

El topónimo de “Provençana” parece que procede del nombre latino “Provius” o “Proventius”, probablemente algún mítico guerrero romano que se destacó en la zona, una especie de “Dios o Héroe Fundador”, probablemente incluso el Fundador de la villa romana que hace cerca de dos milenios estaba ubicada en la zona donde hoy está la ermita medieval del Siglo XII y la Iglesia de Santa Eulalia de Provençana (también construida por el franquismo mira por donde!!!, justito al lado de la Vía Augusta. La Vía Augusta es la calzada romana más larga de la Sacra Hispania con una longitud aproximada de 1500 km que discurrían desde los Pirineos hasta Cádiz, bordeando el Mediterráneo. Construida hacia el Siglo I de nuestra era siendo el divino Emperador Augusto su gran impulsor, una auténtica “autopista” de la romanidad clásica.

Ambos edificios, Casa España y La Armonía, a sus entradas en ambas recepciones se encuentra presidiéndolas una curiosa estatua en forma de medallón representando la Cadeza de una Medusa. Se tratan realmente de dos reproducciones puesto que la verdadera se encuentra en el Museo Arqueológico de Cataluña que se encuentra precisamente en la falda del sagrado Monte de Júpiter (Montjuic), lo cual demuestra como dijimos más arriba el poco respeto que el Ayuntamiento de la ciudad tiene por su propio patrimonio histórico y arqueológico, ya que dicha estatua se encontró en Hospitalet de Llobregat en la segunda mitad del Siglo XIX, concretamente fue un agricultor quien la halló mientras araba la tierra muy cerca de la actual Iglesia de Santa Eulalia de Provençana y donde como hemos dicho más arriba, al parecer en la época romana hubo una villa, el Gorgoneion en cuestión formaría parte de un complejo funerario de la misma…

Desde la antigüedad clásica griega, la imagen de la cabeza de Medusa aparece representada en el artilugio que aleja el mal conocido como Gorgoneion, de ahí a que apareciera representada en los escudos de los guerreros griegos ya en el Siglo V a.C., aunque el Gorgoneion como tal apareció por primera vez en el arte griego a comienzos del siglo VIII a. C. Así que estamos ante el gran símbolo identitario de nuestra ciudad, aunque olvidado y desconocido por la inmensa mayoría de sus ciudadanos; es como si este populacho entre idiotizado y mezquino se hubiera quedado “petrificado” tal como reza la leyenda, pero en este caso no por mirar fijamente a su pasado histórico (simbólicamente los penetrantes ojos de la Medusa que en cierto modo encarnarían la Sabiduría), sino precisamente por todo lo contrario, por darle la espalda. Haciendo un pequeño inciso, no es de extrañar que con semejante “material humano” la basura sociata lleve más de 40 años mandando en Hospitalet, aunque esto último podría aplicarse hoy a la totalidad del territorio español, son los sinsabores del Kali-Yuga y de la Edad Más Oscura…

Darse una vuelta por la Calle del Xipreret es como un viaje en el tiempo, es retrotraerse a un pasado donde aún se vivía la Tradición y la sacralidad en todos los aspectos de la vida, especialmente en el mundo de los oficios, algunos de los cuales por cierto aguantaron más tiempo el avance apocalíptico de la Modernidad (la pintura, la arquitectura, la música incluso…); un pequeño oasis en medio del desierto espiritual que es la urbe plutocrática moderna hospitalense, una villa dentro de una gigantesca jungla de cemento, asfalto y cristal. Nuestra Hermandad Totalitaria siempre a la búsqueda del “alma secreta” de nuestras ciudades y en el estudio y observación de un pasado tradicional a veces no tan remoto en el tiempo como muchos piensan; muy a menudo lo fantástico, lo maravilloso lo tenemos a la vuelta de la esquina o delante de nuestras narices, y para ello no hace falta abandonar nuestra sagrada Patria aún por desgracia muy poco conocida en su verdadera esencia mítica, legendaria y metahistórica. Reivindicamos por ello el sentido que en el mundo antiguo y tradicional se tenía por viajar: el VIAJE como un Rito Iniciático y Caballeresco -los “nobles viajeros” de la antigüedad generalmente vinculados a la aristocracia guerrera-, ello en la búsqueda del conocimiento y del decondicionamiento; el VIAJE como una peregrinación espiritual entre mundos. Por otro lado, nuestra Weltanschauung siempre contra el moderno y repugnante turismo borreguil de masas, la inversión diabólica y caricaturesca del noble arte de viajar en sentido trascendente y metafísico.

Siempre a la búsqueda de lo Absoluto frente a los pseudo-valores puramente contingentes de la Modernidad; como decía Juan Donoso Cortés, frente a las negaciones absolutas de la subversión, ¡nuestras afirmaciones soberanas!

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

Joan Montcau

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate