Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

SALVAD A GRETA (I)

Cuando Greta Thunberg no había nacido a la fama, surgió en Estados Unidos una adolescente que por sus propios medios, con ingenua sinceridad y sin más intenciones que decir la verdad que iba descubriendo, alcanzó una repercusión no buscada merced a un proyecto de investigación que desarrolló en su colegio. De este estudio dentro de la asignatura de “Ciencias Ambientales” vio la luz un sitio digital llamado “Global warming hoax”, o la “Farsa del calentamiento global” (http://www.globalwarminghoax.com) que todavía existe, aunque sin realimentación de contenidos por parte de su creadora. En particular Kristen Byrners, que así se llama, desmontaba uno a uno los argumentos de Al Gore expresados en el documental “Una verdad incómoda “.

“Una verdad incómoda” (título original: “An Inconvenient Truth”) es una película con pretensiones científicas en que el archimillonario norteamericano emite de sí mismo una imagen de beatífico luchador , para lo cual no duda en vender sus penalidades familiares con intenciones lacrimógenas. Tal como sucede con otros iconos del movimiento contra el presunto calentamiento global, Al Gore nos es presentado como un personaje desprendido de sí mismo, movido sólo por altruismo, es decir sin ánimo de lucro tal como si fuera un anónimo activista de una ONG. Hoy “Una verdad incómoda” es una película de culto que todo calenturista climático debe visionar con devoción beatífica.

Y esto es lo que desmonta Kristen Byrners. Al Gore miente y miente su película, premiada por la factoría de opinión de Hollywood con el Oscar al mejor largometraje documental y otro más a la mejor canción, para que quedase bien claro el marchamo políticamente correcto. Uno a uno, los argumentos del calentamiento global son puestos frente a la evidencia de su propia mentira. Byrners estaba convirtiéndose en un fenómeno mediático por méritos propios, sin ninguna trama de intereses hasta tal punto que, con buen criterio por parte de ella y de sus padres, se negó a continuar en el candelero público, negándose a participar como conferenciante en múltiples actos  a los que era invitada. Prefirió seguir sus estudios como una colegial más pero continuando con la llama de la denuncia en su sitio en la Red.

Esencialmente lo que ha puesto en evidencia la señorita Byrners es que el calentamiento y el enfriamiento de la Tierra siempre han existido, que la temperatura jamás ha permanecido fija, sino que se ha movido ondulante; que está demostrado, y así lo expone, que el calentamiento precede al aumento del CO2 y no al revés. Las conclusiones del grupo de científicos españoles en la Antártida apuntan en la misma dirección, que niega toda evidencia del calentamiento allí: los glaciares gozan de buena salud y siguen creciendo. Por otro lado, las catas a gran profundidad en bloques congelados hasta alcanzar sedimentos antiquísimos revelan que el CO2 no muestra variaciones al alza hasta ochocientos años después de la subida de la temperatura.

Kristen Byrners apuntaba la necesidad de buscar nuevas vías de investigación acerca de los cambios de temperatura, pero ya había llegado demasiado lejos. Que una simple adolescente, estudiante de un colegio cualquiera en la inmensidad de Estados Unidos, se convirtiese en la mosca incordiante a la que se volvían todas las miradas hacía peligrar el salvífico proyecto de Al Gore.

De súbito el nombre de Kristen Byrners apareció en miles de foros y sitios de citas de sexo para adultos, ofreciéndose como prostituta. Esta canallada sin calificativos la obligó a abandonar y desaparecer de la escena pública.

Pero la idea de la niña que denunciaba la mentira ambiental no cayó en el olvido por parte de los globalistas, que fueron pensando en crear a una musa propia, a una nueva Juana de Arco: Greta Thunberg, que ha venido a salvar a la Madre Tierra, aunque para ello sea necesario sacrificar a gran parte de la humanidad, pues de eso se trata el proyecto: el hombre es culpable, por eso debe ser reducido en número para controlar su instinto terricida y ser sometido a una sola ley en todo el orbe.

JORDI PLA

 

Base científico-militar española en la Antártida, haciendo un buen trabajo.

 

Kristen Byrners

 

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate