SE BUSCAN MILITANTES, NO FIGURANTES

Muchos simpatizantes del Fascio español y europeo, quizá movidos por la buena fe o el desconocimiento, y otros por los estragos de la LOGSE y derivados, quizá piensen que los magníficos actos y desfiles de aquellos primeros movimientos NR, y después regímenes pretéritos que tanto dicen admirar, aunque a algunos les cueste reconocerlo en público incluso, por aquello de “estar en sus mentes a las puertas del poder”…, eran realizados por masas organizadas de extras del pueblo que por un dinerillo, o un día libre en el trabajo, acudían solícitos a la convocatoria de adhesión al nuevo Jefe o Estado. Que aquello no había costado casi nada.

Nada más lejos de la realidad camaradas. Las reuniones, los actos públicos, las conferencias o las manifestaciones en la calle del fascismo europeo, las más de las veces con muertos y heridos, eran integradas por los militantes, muchos y disciplinados, que orgullosamente salían a dar la cara, hablemos claro, por aquello por lo que luchaban y creían. Eran afiliados unos y “milites” otros a tiempo completo, o casi.

Hasta que no se comprenda que si no ponemos toda la carne en el asador y nos comprometemos, dentro de nuestras posibilidades, con el combate político real y serio, disciplinado y formado intelectual y físicamente, no llegaremos a ningún sitio, llevemos la camisa que queramos, el tiempo de combate y el camino hacia la Victoria, seguirá en el minuto cero. Y vamos con mucho, mucho retraso…
Hay mil cosas que hacer si queremos que un movimiento político nacional y revolucionario, llegue a algo en España: pegar carteles, poner puestos, dar la cara hasta que intenten, solo intenten, rompérnosla, pagar cuotas, colaborar en todo lo que uno pueda o sepa (cada persona tiene un talento), asistir como soldado político comprometido a los actos que se convoquen ( y si se hacen en tu ciudad, no hay excusa casi que valga), captar nuevos militantes…

Todo lo demás no vale de nada: ni dedicarse al ciberactivismo discutiendo con trolls y desconocidos, ni subir fotos al feisbuk en poses malotas en casa, ni intentar ser el más antisocial y cabreado del barrio, ni los encontronazos, muchas veces gratuitos, con la morralla que nos lanza el sistema mundialista en las calles.

El enemigo de nuestra película vital es muy poderoso, así que los extras “de varias pelis” y bultos varios están de más, a veces hasta estorban. Todos debemos querer ser los protagonistas, nos jugamos mucho. Eso, o no llegar ni al casting. Que cada uno actúe en conciencia, nuestras filas están abiertas para entrar, aunque el orden siempre sea cerrado.

R. GARCÍA

 

GARC1

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate