Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

SER PATRIOTA

 

Ser patriota no es enarbolar la Bandera cuando juega la selección de fútbol.

Ser patriota no es dar vivas a una Constitución que es la coartada de los traidores, el argumento de los corruptos y el refugio de los cobardes.

Ser patriota no es aplaudir a monarcas inútiles y pusilánimes. Ni a un ejército de cipayos obedientes a la OTAN y al amo yanqui. Ni a una policía garbancera que exhibe como trofeo unas pegatinas incautadas a unos muchachos. Ni a guardias civiles que arrancan banderas nacionales de las manos de niños en el Valle de los Caídos.

Ser patriota no es emocionarse con folclóricos himnos esperando que otros – la Legión, los fachas…- se jueguen el cuello para proteger tu chiringuito.

No. Eso no es ser patriota, sino un borrego bien amaestrado.

Porque ser patriota es indignarse ante la miseria de muchas familias españolas mientras el dinero público se regala a oscuras mafias y oenegés que promueven invasiones y mestizajes genocidas.

Porque ser patriota es sentir náuseas al contemplar la usurera hegemonía de los banqueros, la corrupción burguesa de los partidos y los “sindicatos de clase”, la estupidez programada por los periodistas pesebreros, la incultura celebrada por los mediocres, el discurso oligofrénico de progres y feministas.

Y ser patriota es plantarle cara, a pecho descubierto, a las bandas de fanáticos hijos de perra que ensucian Cataluña con lazos amarillos.

Y a los otros hijos de perra que, rodeados de anaranjados guardaespaldas, intentan rentabilizar la lucha contra el separatismo.

Y ser patriota es denunciar la impostura de los que, desde disidencias controladas –producto de verdes escisiones en las mafias de siempre-, desactivan y se aprovechan de la indignación de los españoles de bien.

Y, definitivamente, ser patriota es proclamar, aunque nos cueste la prisión y la sangre, que España está por encima de constituciones, de coronas y de tramoyas leguleyas.

Que España no son sus leyes fofas y sus burocracias putrefactas, sino la sangre de nuestros ancestros, los versos de nuestros poetas y las hazañas de nuestros guerreros.

Que, por muchos sepulcros que profanen, muchas mentiras que impongan y mucho odio que babeen, siempre nos tendrán enfrente.

J.L. ANTONAYA

 

Be Sociable, Share!

    2 thoughts on “SER PATRIOTA

    1. Suscribo al cien por cien, aunque me falte algo en lo que tú sabes que yo creo y que es parte consubstancial del ser y devenir histórico del español, en sus obras y sus gestas: la fe católica. Pero eso son cosas mías… ¡rarito que es uno!

    2. España está – o debería estar- por encima de los dioses que adore cada cual. Mientras sepamos anteponer el deber con la Patria a las creencias de cada cual, tanto da que se adore a unos dioses u otros o a ninguno.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies