SI NO LUCHAS, NO TE QUEJES

Tras la llegada de la modernidad con la revolución francesa y la revolución industrial, la igualdad, la fraternidad y la democracia, los titiriteros del hombre europeo observaron que no necesitábamos a Dios y promovieron la muerte de toda trascendencia.

Y con Dios había que dar la estocada final a la naturaleza, que es donde reside en esencia la divinidad, y así convertirnos en reyes de un planeta subyugado y sometido a paupérrimos designios materialistas.

Ahora que nos hemos convertido en los reyes de la basura, los ases de la decadencia, ahora que somos los mejores hipócritas y egocéntricos de la historia, el hombre, no ya europeo sino global, echa de menos a Dios y se propone suplirlo coronándose a sí mismo mientras pisotea la poca estima moral que quedara en sus entrañas. Puesto manos a la obra de creación de una nueva naturaleza artificial, que obedezca a cualquier necesidad aberrante que la modernidad le venda como imprescindible, el hombre tiene la oportunidad de vislumbrar la llegada de su caída y empezar a calcular la fecha de su muerte por autodestrucción.

Y ante tal panorama desolador sólo una desesperada consigna es válida:

¡Lucha! ¡Por la continuidad de tu tribu, por tu nación, por tu etnia, por tu raza, por la trascendencia que rescolda la pequeña llama que aún ilumina tu conciencia y te hace sentir que lo que hay no es lo que debería haber!

¡La Naturaleza nos reclama! ¡Pongámonos de nuevo a su servicio!

Gawain

 

gaw9

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate