Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

SIGUE AHORA DE RODILLAS, ANTIBLANCO

 

Colin Kaepernick es aquel jugador de Fútbol Americano que (en repetidas e insultantes ocasiones) agravió el himno estadounidense poniéndose de rodillas en protesta por el supuesto racismo policial contra negros individuos.

Aparte del postureo afrorevolucionario, incomodó al que por aquel entonces era su equipo: los San Francisco 49ers, el que le pagaba el sueldazo, pentacampeones de la Super Bowl. Indigno sucesor el tal Kaepernick que jugó en la misma posición en el campo que Joe Montana (o el mejor Quarterback en la historia de la franquicia californiana).

La edad, el desgaste físico, etc. le habrían llevado a dejar de llevar la indumentaria rojo, blanco, oro, para ganarse la vida como agente libre (sin equipo desde hace una temporada). Y una mierda: la verdad es que es el coste que implica en un deporte de choque entre armarios empotrados perpetrar victimarias performances con un trasfondo de, esta vez sí, racismo (en su caso, el antiblanco).

Algo más de bio: Curioso personaje, por decir algo, al que le tocó el primer premio gordo cuando fue acogido por un matrimonio blanco, dándole lo que sus progenitores biológicos ni quisieron ni pudieron ofrecerle respectivamente.

El padre, un negro que desapareció antes del alumbramiento. Y la madre, blanca, ante la imposibilidad de poder ofrecer al crío Colin los mínimos cuidados por culpa de la huida del miserable, no tuvo más remedio que darlo en adopción. Así pues y para más colmo, sangre de los harto dudosos opresores blancos corre por sus venas.

Un jodido fraude de activista mulato (que fotocopia con descaro la estética y las partes más ramplonas del ideario de los Black Panthers): Eso es lo que es Colin Kaepernick. Nada más.

Nike, sin embargo, acaba de contratarlo para convertirlo en protagonista de su nueva cartelería. Esa empresa que hace unas décadas estaba abocada al abismo de la bancarrota hasta que se hizo con el patrocinio en exclusiva de un desconocido pero prometedor Michael Jordan (otro que fue aupado al estrellato por expertos cazatalentos del baloncesto, muchos de ellos blancos).

La desde entonces multinacional, haciendo caso omiso a las muestras de antipatriotismo del protagonista, el merecido ostracismo al que ha sido sometido por el norteamericano medio al despreciar los símbolos nacionales, por el contrario lo presenta como una especie de Maverick, de Outsider (de hombre a contracorriente, de hombre de valores insobornables).

Ni que decir que la vacilada propagandística se le ha vuelto en contra a dicha marca: está perdiendo millones de dólares, sus acciones se devalúan en el Dow Jones, su privilegiado estatus de referencia se resiente. Y es que las lecciones de moralina se pagan carísimo.

Lo de quemar las propias prendas, Sneakers (calzado deportivo), etc. maldiciendo el nombre de Nike como el de Colin Kaepernick se antoja un pelín exagerado. Pero así se las gastan en Yankeeland.

Por cierto, pulula en el más importante Microblogging una cuenta llamada Blue Lives Matter donde se publican los nombres de los agentes policiales asesinados por esos lares: blancos, los uniformados mal llamados latinos, negros, los de origen asiático con placa, etc.

Crucemos el charco. Volvamos a casa: aquí también padecemos de bocazas infames. Insoportables culés separatistas, los hace tiempo jugadores merengues negando con chulería la hispanidad al eterno rival (separadores), más alguna que otra mediocridad vascongada balompédica esbozando sonrisa de gilipollas mientras miles de asnos silbaban nuestro himno patrio.

Cuando la práctica deportiva, aparte de moderno negocio (asco), va más allá (ascazo) para convertirse en escaparate de alegatos pseudoideológicos, justa e idéntica retribución es la que deberían recibir del seguidor como el desgraciado de Colin Kaepernick hasta conseguir el adiós al club, el adiós al abultado sueldo, el adiós a cualquier privilegio a semejantes mercenarios.

HERR NEIN


 

El riesgo de un Girona – Barça en Estados Unidos: expansión y soberanismo

http://www.elmundo.es/deportes/futbol/2018/08/26/5b81c35f22601d2d498b4577.html


Los inversores de Nike no están felices con el anuncio de Colin Kaepernick

Los inversores de Nike no están felices con el anuncio de Colin Kaepernick

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies