Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

SIR JULIÁN ROMERO, “EL DE LAS HAZAÑAS”

Julián Romero de Ibarrola nació en 1518 en Torrejoncillo del Rey (Cuenca).
Con 16 años, Julián partió de Torrejoncillo con unos soldados que habían de embarcarse para la Jornada de Túnez e ingresó en los recién fundados Tercios Españoles como mochilero y mozo de tambor.

Ya convertido en capitán, Julián Romero acudió a Inglaterra, por orden de Carlos V, en ayuda del monarca Enrique VIII Tudor, aliado de España, que se enfrentaba a los rebeldes escoceses.
En las islas inglesas, el capitán castellano participó en la célebre batalla de Pinkie, última batalla campal entre escoceses e ingleses, y sus méritos en ella fueron tan grandes que Enrique VIII le ascendió de Maestre de Campo a Sir y “knight banneret” (caballero que sirve bajo su propia bandera), convirtiéndose en un caballero inglés con vasallos bajo su bandera.

Romero no podía continuar al servicio de la casa Tudor, cuya escisión con la Iglesia de Roma cada vez era mayor, y en 1551, con la mayoría de soldados españoles que se hallaban en Gran Bretaña, pasó a Flandes y se integró en las tropas del Emperador Carlos V, reconociéndosele el grado de capitán alcanzado por sus servicios en Inglaterra.

Al acceder al trono, Felipe II recompensa a Julián con el mando de una compañía de arcabuceros con la que toma un puente vital para la victoria en San Quintin y por sus acciones en esa batalla, en 1557 el rey lo nombra Maestre de Campo de Infantería Española y Caballero de la Orden de Santiago.
En 1558, en Gravelinas, Romero lideró a los arcabuceros españoles derrotando a los franceses.

Durante un periodo estuvo preso de los franceses, consiguiendo escapar, y fue en esa época en la que se batió en duelo en Fontainebleau con Antonio Mora, un caballero español al servicio de Francia, al que acusó de traidor.

En 1565, embarcado en la escuadra del virrey de Sicilia, acude en socorro de Malta atacada por los turcos. Expulsados los turcos de la isla, Romero es nombrado Maestre de Campo del Tercio de Sicilia.

Cuando el Gran Duque de Alba convocó a lo más granado de las tropas y oficiales españoles para ahogar la rebelión de Flandes, creó para él el cargo de Sargento Mayor General del Ejército y allí acudió Romero al mando de los 1.500 soldados del Tercio de Sicilia, participando en la batalla de Jemmingen.

Julián, en las batallas que siguieron, llegó a mandar 15.000 hombres. Fue el que ideó las “encamisadas”, auténticas operaciones especiales nocturnas, en las que los arcabuceros vestían camisas blancas para reconocerse entre ellos.

Dirigió la batalla de Mons donde 400 arcabuceros acabaron con 600 holandeses con solo 60 bajas españolas y estando a punto de capturar a Guillermo de Orange.

Tal es su fama y prestigio que Don Fadrique de Toledo escribe a su padre, el Duque de Alba, diciendo: “Yo digo a Vuesa Excelencia que mejor soldado que él… no lo ha habido en mi nación”.

El sustituto del Duque de Alba, Luis de Requesens (lugarteniente de Don Juan de Austria en la batalla de Lepanto) no gozaba del talento militar de su predecesor y no se entendió con Julián Romero a quien le encarga comandar una flota precaria para auxiliar dos lejanas guarniciones (Ramua y Middlegurgo) en la provincia de Zelanda, que era una de las más hostiles a la autoridad real. Julián Romero partió al mando de 62 navíos de guerra, pero el Imperio español no tenía una flota adaptada a las características de las costas del norte de Europa, y la flota rebelde, mayor en número y calidad, desarmó la escuadra española al primer encuentro. Tras resistir el ataque simultaneo de 4 navíos, Julián Romero y 10 soldados se echaron al agua. Al llegar a la orilla donde se situaba Requesens, el Maestre de Campo se dirigió al comendador de Castilla diciendo: «Vuestra excelencia bien sabía que yo no era marinero, sino infante; no me entregue más armadas, porque si ciento me diese, es de temer que las pierda todas».

Muerto Luis de Requesens, es nombrado Juan de Austria nuevo gobernador de los Países Bajos. Tras el fracaso del Edicto Perpetuo que había obligado a las tropas españolas a abandonar Flandes, Don Juan de Austria reclamó la vuelta de los españoles en 1577. Y fue Julián Romero el encargado de dirigir los Tercios que debían marchar desde Italia a Flandes, con rango de Maestre de Campo General. El 13 de octubre, en el trayecto entre Alessandria de la Palla y Solero le sorprendió la muerte montando a caballo mientras conducía las tropas que acudían a la llamada de D. Juan de Austria.

En los últimos años de vida, sus mayores ambiciones fueron regresar a España, pues llevaba 9 años de guerra en Flandes, y la concesión de una castellanía (gobernador de una fortaleza). Felipe II no cumplió el gran deseo del héroe, pero si convino cederle la castellanía de Hedín en Flandes.

Cuando murió tenía 59 años, llevaba 43 al servicio de España, había perdido un ojo (durante el asedio a Haarlem), una pierna (en la batalla de S. Quintín), un brazo (en el asedio de Mons) y un oído, tres hermanos, un yerno y a su único hijo en combate.
A su muerte, deja a su viuda una deuda de 8.000 ducados pues venía pagando los sueldos de sus hombres desde hacía tiempo

Sus restos reposan en la Iglesia de Santiago de la Victoria de Alessandría de Palla, (población etapa de El Camino Español)… ni muerto consiguió regresar a la patria.

Julián Romero, el héroe, el temido «mediohombre» de los Tercios españoles, fue pintado por El Greco en un cuadro que se conserva en el Museo del Prado, Lope de Vega compuso una comedia basada en la figura del personaje, que fue publicada por la Real Academia de la Historia en 1916, en París se publicó el libro titulado “Capitán Julián Romero. El Barba Azul de los reyes”, aparece en una obra de Tirso de Molina, y tanta era su fama que Ercilla se refirió a su persona en “La Araucana” al hablar de la batalla de San Quintín.

ROSA M. CASTRO

RO3

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies