SOBRE LA REVOLUCIÓN

El demo liberalismo y el marxismo, confluyen en el control social y en el progresismo. Generan un mismo tipo de persona -si es que se le puede llamar persona- conformista, controlada, esclava del dinero o esclava del partido. Es una misma concepción antropológica en suma.

La mentalidad burguesa, basada en el dinero o en el resentimiento, nunca tiene nada de revolucionario, porque es parte del juego dialéctico del sistema.

Las terceras vías pactaron con el sector burgués de sus naciones: capitalistas, ejército, iglesia, que fueron el contrapeso de sus revoluciones y en definitiva sus grandes traidores.

La mentalidad heroica, comunitaria, meritocrática y jerarquizada de una revolución, no resiste el contrapeso de burócratas estatales, especuladores, organizaciones internacionales como el Vaticano o gentes de los reglamentos como los generales y del lucro como los grandes empresarios y los banqueros.

La sangre y la comunidad, no puede estar supeditada a aquello que la relega a un segundo plano, como tampoco puede estar supeditada a la tiranía del número, o sea a la base inferior de una pirámide establecida por valores revolucionarios.

La idea conceptual, el modelo, no cobra vida atado a una idea conceptual y a un modelo que pretende destruir y sustituir. Es algo de pura lógica. La caída de la Tercera Posición, pese al esfuerzo y sacrificio de millones de héroes militantes, se debió sin duda a cierta mentalidad especulativa y de “Revolución de medias”, que siempre la mantuvo sujeta a un contrapeso contra revolucionario. Incluso podría decirse que se le hizo un gran favor al sistema, mandando a morir a los mejores mientras los demás acomodaban sus cargas desde adentro mismo del movimiento revolucionario.

Porque la única revolución posible, es un gran cambio antropológico que vaya justo en sentido contrario al actual sentido del mundo. Eso implica la muerte de la mentalidad burguesa y un cambio total de paradigma. Otra cosa es sólo una gran pérdida de tiempo y un sacrificio inútil de los mejores, en beneficio del sector “especulativo y burgués” de la supuesta revolución.

Juan Pablo Vitali.

 

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate