SOLDADO UNIVERSAL

Pasan los años y persisten los debates acerca de las estrategias más adecuadas, del inmovilismo del Área, de la modernización del lenguaje, de la corbata por el uniforme, del cambio de objetivos inmediatos… etc, etc, etc .
Yo, personalmente, creo que se ha cambiado todo para seguir exactamente en el mismo punto: la casilla de salida.
Todo se ha intentado y con nulos resultados y aún así, hay quien persiste en que el travestismo es la dirección que señala la brújula.
Yo discrepo, más que nada porque la realidad es tozuda y -insisto- ese camino ha demostrado no llevar a ninguna parte. Pero ese asunto -aburrido asunto- no es el objeto de este artículo, el leit motiv de estas líneas es hablar -por no callar- de algo que sí permanece inamovible en el Área, pasen los años que pasen, como el conejito rosa de Duracell, siguen y siguen, son atemporales e incluso reciclables… son EL SOLDADO UNIVERSAL.

La época dorada, los “glorious days” del Área, aquellos años en que el Notario llenaba las plazas de toros de personas que alzaban la diestra y votaban al PP con la siniestra -nunca mejor dicho-, fueron en realidad los años “dorados” en que -por citar un ejemplo- Fuerza Joven de Valencia nunca pasó de los 2 centenares de afiliados. Y de éstos, a la hora de la verdad, 4 en guerrilla.
Los sábados por la tarde poníamos un puesto de venta. Y dos los domingos… si éramos suficientes a la hora de salir con bártulos y banderas desde el local.
Yo he llegado a poner puestos con tan solo otro camarada.
Los jueves noche, pegada de carteles. Todos los jueves e inexcusablemente.
Como máximo, 8 o 10 militantes -y siempre los mismos- nos poníamos de cola hasta las pestañas mientras éramos saludados a “copa alzada” desde las cafeterías y garitos de moda por los “camaradas soldados universales”.
Eso sí, el día que Blas venía a cosechar aplausos -que nunca votos- , podías verles, repeinados de Patrico, de inmaculado mahón o pardo planchado, con una ristra de emblemas -recién comprados a Ibáñez- prendidos en su Barbour o en su Loden.
Nunca pagaron una cuota, nunca se ensuciaron los manos, nunca dedicaron una hora de su ocio a la causa… nunca militaron.

2016, han pasado casi 40 años y aún hoy puedes ver a muchos de aquellos soldados universales -más los que facebook ha tenido “el detallazo” de incorporarnos- diciendo las mismas sandeces y manteniendo el mismo discurso que pantalla su ineptitud o su cobardía: “yo es que colaboro con todos”.
Como decimos en mi tierra “tres pa el sac y el sac en terra”.

La realidad es otra bien distinta, los actos no se organizan solos, no se montan solos, no se pagan solos…
Detrás hay un reducido -siempre reducido- número de personas, ajeno a murmuraciones e inasequible a desalientos, que los sacan adelante con su corazón y sus cojones.
Esos, son los imprescindibles.
Los demás, figurantes en los bares próximos a todo aquel lugar donde se desarrolle un acto, que siempre disponen de algún chisme que contar o de unos euros para sus cervezas -nunca para un donativo-, no solo son prescindibles, es que son execrables.

Han pasado casi 6 años desde que -por gentileza de aquel gran MSR- se presentó ACIMJI en Madrid.
Recuerdo muy bien aquella tarde, “mucha mierda” nos decíamos; recuerdo los nervios por la puesta de largo y recuerdo el éxito cosechado, recuerdo algunos camaradas con lágrimas en los ojos a medida que íbamos desgranando la verdadera historia del Frente de la Juventud, recuerdo que fue el arranque de un sueño que aún hoy pervive y continua creciendo, abriendo paso a nuevas ilusiones, todas puestas en el proyecto.
Pero recuerdo también la sorpresa que nos produjo el hecho de que algunas personas afirmaran que había corrido el rumor por Madrid de que “la Juan Ignacio no se llegará ni a presentar”. . .
Seis años llevamos, “presentándonos” a diario en todos los frentes.

Este año celebramos la Vª edición de nuestra Primavera, con un presupuesto obsceno para lo que se mueve en el Área y con una oferta político-cultural y lúdica inigualable por nadie a día de hoy.
Y todo ello sin engañar a nadie, sin invocar falsos fastos europeos, sin más manos que las propias.

En todos los grupos hay gente que entra y gente que sale, no siempre se puede cumplir con las expectativas de todo el mundo y esta parte es absolutamente respetable.
Lo que queda feo es decir que dejaste a tu “ex” porque no sabía hacerte el amor. Eso solo retrata al deslenguado.
Y es que hay cosas en el Área que no cambian, desgraciadamente.

Miedo me da el día que se arranquen los Soldados Universales… ¡¡seremos imbatibles!! .

LARREA    AB/2016

 

lar12

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate