TALLERES

Sólo los más viejos del lugar lo recuerdan, pero en España se había transitado en apenas un par de décadas del analfabetismo al excedente de titulaciones universitarias de sólida formación. Por poner un ejemplo: a nuestros médicos en prácticas se los rifaban en Suiza, Alemania, Bélgica…
El desarrollo de la industria española también necesitaba de mano de obra debidamente cualificada y a algún facha se le ocurrió la idea de las Universidades Laborales: instituciones formativas por las que entre 1958 y 1989 pasaron titulándose más de medio millón de alumnos.

La implantación de la democracia fue progresivamente laminando cualquier vestigio de la “cruel dictadura” y en buena lógica la Educación fue uno de los estamentos más convulsionados: había que borrar aquellos incómodos tics facciosos.
La Formación del Espíritu Nacional (una mera María, tal que Religión y otras) fue ridiculizada primero y sustituida al tiempo por la de mucho más fuste (dónde va a parar) Educación para la Ciudadania, porque fue considerado por nuestros próceres más importante conocer acerca de los Derechos Humanos antes que de la historia de tu propia nación.
En fin… no me alargaré en demasía por no hacerme tedioso, el caso es que el asunto con el tiempo se fue engorrinando hasta que -digo yo- a lo mejor se les fue de las manos.

La psicóloga y escritora catalana nacida en Granada, Leticia Asenjo, según su currícula “educadora infantil”, ha declarado ayer la urgencia de “Talleres de chupar coños” (sic).
Me preocupa…
Y digo me preocupa porque servidor de bachiller tiene 3 años de Francés y uno de Griego, y nunca hasta aquí se me había ocurrido la importancia de destacarlo en una entrevista de trabajo.
Vistos los derroteros de la sociedad sin duda los omitiré, no sea que cualquier malentendido si fuera demandada una demostración nos coloque a ambos (a mí y al entrevistador) en una situación incómoda: aquél con los pantalones por las rodillas y mi menda declamando aquello de “mon crayon est plus longue”.
En el asunto de “comer coños” lo cierto es que los de mi generación (y las de papá, y abuelito, y hasta tatarabuelito) fuimos autodidactas y ¡oigan!: nunca oí a ninguna quejarse.
Es la práctica la que hace al maestro.

Ejem: no era mi intención presumir, Leticia, que no te veo muy limpia y yo tengo una lamentable falta de tiempo.
Sea como fuere, he de reconocer justo que se invista de ciencia el arcaico arte del uso del placer oral, ya sea limpiar sables o sorber almejas.
Y lo digo por una cuestión práctica:
En los tiempos del franquismo había que dedicar 3 años de estudios en una Universidad Laboral para sacar un título y luego aspirar a un curro de 40 horas semanales.
Lamentable, amigos.
Hoy en día, si sabes mamarla y mantaner el escupitajo en la boca sin poner mal gesto, puedes llegar a Vicepresidenta y manejar 20 mil kilos de vellón.
Eso es hacer carrera, amigos.
Que se me ocurre: ¿dónde hay que apuntarse?.

Vivimos unos tiempos maravillosos.

LARREA  ABR/2022

 

Be Sociable, Share!

    1 thought on “TALLERES

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate