A TI, HOMBRE MODERNO: TE DESPRECIO

 

Tú, que duermes bajo un velo de tinieblas sin percibir que bailas al son del titiritero. Que desconoces absolutamente que la compañía de titiriteros solo responde al dictado del Demiurgo Jahvé-Jehová.

Tú que vives sometido a una falsa Ley del Talión donde las pequeñeces reclaman venganza y falsa justicia para ocultar los grandes movimientos de acoso y derribo a los que la humanidad está subyugada. Que sigues la melodía del flautista de Isra-Hell cual roedor que desconoce que su camino de festejos tiene como trágico final las furiosas corrientes de un río mortal.

Tú que, obtuso, te empeñas en vivir inmerso en tu Sirenum Scopulieran danzando y cantando, bebiendo, comiendo y fornicando como un animal que sobrevive a base de instintos, como un egocéntrico ser que adora su ombligo como si del Bellocino de Oro se tratase, sin preocuparse lo mas mínino por lo que aconteciere a tu Comunidad.

Tú que existes porque respiras, sin mayor pena ni gloria que tus escasos 80 años de vida. Que no aspiras a formar parte de la historia de tu pueblo, a dejar un legado al devenir de tu pueblo, a ser siquiera un Ser útil de algún modo a tu Comunidad.

Tú, pusilánime ser que careces de Espíritu y cuya Alma es presa de los constructores del muro de las lamentaciones, eres ya solo cuerpo y materia, condenado a existir hasta que tus órganos, decrépitos, sean pasto de los gusanos tras lo cual pasarás a formar parte de la Gran Nada, ese vacío inmenso que agrupa a los condenados a no ver más allá del velo de tinieblas que nubla su cielo.

Tú, que solo ansías tener para gastar, cuyo consumo es eje indispensable de tu vida. Cuya avaricia desmedida hace de tu vida fiel reflejo de tu Amo… Que sobrellevas tu vida mundana a base de Pan y Circo… Que vives de la poltrona al tabernaculo… Cuyo interior solo arde al son del fútbol y gran hermano.

A ti, demócrata inculto y desaforado, amanerado que jamás conocio la virilidad, traidor y antihéroe, sumiso, infértil y globalizador, enemigo por slogan sin discurso de todas aquellas hermosas ideas y gestas que tiñen de un rojo carmesí emanado de las entrañas esparcidas de los héroes que no dudaron en fenecer en nombre de Gloriosas ideas, del y Honor y de la Justicia Universal, los campos y ciudades del sagrado suelo europeo.

A ti, rata inmunda y miserable, traidor vendepatrias, drogadicto, putero, vicioso… Ralea del mundo civilizado forjado en la filosofia helénica, el Sacro Imperio Romano-Germanico y la Garra Hispánica ¡te desprecio!

A aquellos cuyas inquietudes le reporten la ansiada persecución del que se sabe en el buen Camino, os brindo mi espada.

A.MARTÍN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate