EL TOCATA: FETTY WAP×TRAP QUEEN

Willie Junior Maxwell II nació con glaucoma en ambos globos oculares. Con cirugía pudieron salvarle uno a los seis meses de vida.

Ya bajo el alias de FETTY WAP (esa mezcolanza de Electrónica Lo Fi, Southern o Confederated Hip Hop aún siendo oriundo de Yankeeland, Rap con Pop por esas líricas rimas…) se sacó el SLEEPER HIT (o el de menos a más, sin apenas promoción propia, boca oreja, vía SoundCloud, aupándose a Number One en listas, premios, ventas, etcétera) llamado TRAP QUEEN.

En la susodicha, el Northern Nigga hablaba (con la barriobajera e incomprensible jerga urbana estadounidense) del, en principio idilio amoroso, luego chungísima relación (se dice que en la funeraria él podría haber acabado) que mantuvo siendo un pimpollo con una locaza de la colina. Tiranía (ahorraremos detalles…) a capricho del pliegue.

Puede que no la viese venir al faltarle un ojo, por ser ese pipiolín o quizás fuera la plácida embriaguez del roce, el dinero fácil, las juergas…

El caso es que FW a la que pudo se alejó de aquella Hoe’ que repartía latigazos mandones sin compasión.

Y en una libre asociación de ideas (es la libertad de expresión, coincidencias con el vértigo informativo…), por ahí que asoma las quejas formales de una de los escoltas del dúo mandamás de Unidos Podemas (asaltando los cielos de la vidorra bolcheburguesa).

Una guardaespaldas obligada a hacer las veces de chica de los recados para ir a comprarles el papeo a los chuchos del mediocre profesor de la Complu’ como las comilonas para la familia del pacto Frankenstein, chófer de les zurdes invitades, de improvisada mecánica de las limus’ (suponemos que vehículos eléctricos) de la marxistoide pareja, la nani de los churumbeles… Todo bajo el ordeno de la Reina de la Trampa… Y demás mierdas esclavas que, quién sabe, se guarda por vergüenza.

Tras denunciar la explotación laboral, haría bien la profesional de la seguridad (esa que se presupone debiera anteponer su propia integridad física, en caso extremo, para salvar la de la cínica femenpopulera) en pedir a sus superiores algo más que el inmediato traslado, abandonando las responsabilidades en el Casoplón de los horrores rojazos así como se decidió el afroamericano artista Millennial en mandar al carajo a su New Yorker (ex)súcubo.

HERR NEIN

Una escolta denuncia que Irene Montero le obligaba a hacer de recadera, mecánica y chófer de la familia

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate