EL TOCATA: FRANKIE VALLI

¡Ojo!, son palabras mayores.
No tomarse a guasa al ragazzo de Jersey solo porque fuera un retaco sordo, estamos hablando de uno de los GRANDES, y recuerden que tengo un arma y sé usarla.
Francesco Castelluccio, hijo de emigrantes italianos nunca olvidó que su origen era la Isla de Ellis, los chicos del barrio que se protegen, “los hombres hechos” de apellido calabrés, napolitano o siciliano con torpes diminutivos yankees para el nombre, los Jets y los Sharks, y todo ese rollo.
Pero Cesco tenía otros talentos: el cabrón sabía cantar.
Del colegio a la peluquería de su padre, un buen día la mamma le llevó a ver a Sinatra y Frankie supo desde aquel instante que nunca sería peluquero.
No me haré largo con premios, discos de oro, Hall of Fame… porque vamos a lo que vamos: mi Tocata.
Casi todos lo recordarán por “No puedo quitar mis ojos de ti” , muchísimos por Grease, algunos por los Four Seassons, y los más freak por su participación en Los Soprano.
Pero yo me quedo con Beggin, una canción de amor desesperado con ritmo endiablado.
“Quiero ganar mi alma
¿me das tu mano amorosa, nena?”.
Con ustedes, Frankie Valli.
LARREA

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate