Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

EL TOCATA: NACHO UMBERT Y LA COMPAÑÍA

El embrión de “Ay…” parte de un encuentro entre Nacho Umbert y Raül Fernández Refree, hace un par de años. Apenas se conocían. Nacho le presentó en su casa cuatro de sus nuevas canciones con la sola compañía de su guitarra. Después de oír la primera, Cien hombres ni uno más, Raül decidió producir el disco. “Imagino un disco pequeño, acústico, que se pueda tocar en tu casa”, dijo después de escuchar la sesión. A pesar de los arreglos y la instrumentación del resto de la banda, el resultado final refleja esa intención inicial.

El que fuera cantante, guitarrista y compositor de Paperhouse mantiene unas estructuras simplísimas como base de las nuevas composiciones. Pero así como en su anterior banda la voz se filtraba como un instrumento más, apuesta esta vez por la importancia de unos textos casi recitados, acompañados por una formación pequeña y acústica. Las canciones carecen de estribillos claros, más bien caminan y cambian sutilmente de rumbo conforme avanzan las historias. Y la producción acentúa esta idea, enmarcando silencios con paisajes e instrumentaciones de gran potencia.

Melodías de pop clásico en el desengaño de La verdad es que me da igual, lirismo de raíz californiana en los coros que cantan las fantasías de dos ancianos en Confesiones en el palomar, arreglos burtonianos alimentando las pesadillas de un niño en La gata soprano…

Nacho Umbert canta y toca la guitarra española. Refree produce, arregla, toca el piano, el bajo y otros instrumentos. Xavi Molero toca la batería. Silvia Pérez canta los coros. Sergi Claret toca el violín, Anna Carné el cello y Xavi de la Salut la trompeta. Pero la compañía no es tan solo una banda. La compañía son todas aquellas personas e instantes que han inspirado y ayudado a Nacho a dar forma a este proyecto tan íntimo y cercano como el pavimento de su casa.

Han pasado casi 10 años y el disco sigue sonando… diferente.

Hoy, en El Tocata, rescatamos uno de los temas del larga duración: Colorete y quitasueño. De ambos vamos sobrados.

A.MARTÍN

 

 

“Niño marica, solían llamarte, las ratas del pueblo.
Mierda de infancia, esquivando pedradas, paletos, animales.

Fin de semana, se encienden las luces, se acaba la farsa.
Te vistes de negro, tacones y pluma, colorete y quitasueño.

Noches, de colores, de secretos en los baños.
Apareces cada viernes puntual como un reloj en La Divina, reputada discoteca clandestina.
Te hablan, te miran, te adoran, susurran que te quieren ladrones, princesas, payasos,
macarras, modernas y actores tan guapos.

Te va, te va, te va, te va la noche y el compás de las miradas
Te va, te va, te va, te va la noche en el fragor de la batalla
Te va, te va, te va, te va comprar en las boutiques de temporada
Te va, te va, te va, te va la fiesta y no dormir nunca en tu cama.

Noches de colores, de secretos en los baños
Apareces puntual en La Divina

Noches de colores, de secretos en los baños
Apareces puntual en La Divina

Reputada discoteca clandestina.”

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate