Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

EL TOCATA: TΛSH SŪLTΛNΛ

 

Curioso. Los (dos) dogmas más sobados que repiten los retrógados sobre ese Arte intangible que es la Música se asemejan a los propios de las feminoides, con la excepción de que las segundas (a diferencia de los primeros) dicen que en esas lides creativas existirían también desigualdades por causa de sexo, género, autopercepción contraciencia o como carajo lo denominen, lo cual es de un falsario que asquea:

I. La música actual es un pedazo de mierda…

Va a ser que no. El problema eres TÚ campeón (o campeona): encerrado (o encerrada) entre cuatro paredes mentales. Respetable es el acomodarse en el sofá escuchando los mismos discos de siempre. Pero si se raja de lo que no se sabe, obligado (obligada) se está a comparar con criterio, a estar al día, a levantar el culo, a bucear por ejemplo por Soundcloud (el paradigma de la autogestión del novel artista, el lema Punk DIY o DO IT YOURSELF resucitado en la Red…), Vimeo, el propio canal YouTube, la plataforma Spotify… Y descubrirá, el rancio o la hembrista, al menos una decena (diaria) de artistas de interés. Palabra.

II. Todo está inventado o esto me suena a aquello, eso me recuerda a eso otro…

Gracias por la novedosa informacion, campeón (o campeona): nadie en este perdido pedacito de Universo había caído antes en la cuenta. La chulería (con ración extra de desdén) o superioridad moral (según el caso: reaccionario o lila) con la que eructan esa obviedad es de juzgado de guardia. Por otra parte tampoco es cierto: la gente que se devanea los sesos por buscar nuevos horizontes ha estado siempre allí (qué cojones era el maestro BACH sino un revolucionario de la estructura musical de la época con su Minimalismo…). Y luego, cuando se estandarizan sus hallazgos, llegan a las masas… Y a ellos (o ellas).

La australiana TΛSH (obvio diminutivo de Natascha) SŪLTΛNΛ no rompe la pana, claro que no, pero por lo menos atisba, parafraseándola, belleza en el mundo, pues lo contrario supondría un homocidio contra el raciocinio, una afrenta a esa Alma oceánica que arde.

Siquiera es el estilo favorito de este servidor… Un simple ejemplo es. Su discografía es la que estaba escuchando (embutida entre algo de DRUM AND BASS, los gigantescos DEFTONES…) en el momento de escribir este artículo.

Algo más de Fe es lo que falta otorgarle a la Juventud, aunque se limiten a la composición sin sesgos. Es eso: o zagales curiosos, activos e inquietos o los NiNiNiNi (ni estudian, ni curran, ni piensan, ergo ni existen).

Ya lo decía Federico el del Martillo: la vida sería un error sin Música.

El despertar musical de esta chica (con apariencia medio hippiesca, medio Grunge, medio hombruna camionera, medio homeless, metida a Guitar Hero de una imaginaria banda de Thrash Metal del bueno) empezó cuando su abuelo le regaló una guitarrica contando ella solo tres primaveras de edad. Desde entonces no ha parado: se ha convertido en una seis cuerdas de depurada técnica, aprendiendo a tocar además la batería, otras percusiones, controlar la caja de ritmos, secuenciadores, sampling (demás cacharrería electrónica incluida), trompeta, teclados, sintes… Una multiintrumentista de manual.

Y una recelosa dictadora (mola mazo): ella controla todo el proceso compositivo, durante las sesiones en el estudio de grabación, de producción, etc. al igual que cuando se sube sola (sin otros músicos) al escenario: lo que se conoce como ONE MAN BAND.

Varios singles (que, por suerte ha vuelto con fuerza). Un álbum de debut (formato algo moribundo) al que pronto le sucederá otro segundo. Y muchas giras de conciertos.

Una Millennial que empezó como músico callejera… Y ahora revienta sus directos abarrotando las salas con su entregado público…

Este MURDER TO THE MIND es un epítome de su estilo, que es suma de otros: una especie AOR o ADULT ORIENTED ROCK (es fanática de la diosa SADE: elegancia satén) siempre al ralentí (ni Indie Pop ni rockeo alternativo… tampoco un QUIET STORM estricto), voz que recuerda a veces a aquel Bristol Sound (muchísima deuda jamaicana), con apuntes de Downtempo (otras veces de White Soul, de Jazz, de Blues), esos escapistas arreglos de sección de viento con guitarra solista… Y el pedazo de ochentero solo de ídem eléctrica.

Aplicando la meritocrática premisa de los visionarios del Techno (razón tenían): lo único importante es lo que suena por los altavoces…
Así pues, mientras TΛSH SŪLTΛNΛ mantenga el nivel cualitativo, por lo menos será merecedora de ser escuchada. Cuando no alcance expectativas, a otra cosa mariposa.

Las nuevas tecnologías nos han liberado del monopolio de multinacionales, de distribuidoras, etc. dándoles una merecida patada voladora: se acabó pagar por largas duraciones que contienen un par de temazos (el resto, pasables composiciones cuando no descarado relleno), puedes volver a escuchar a tu antojo antes de comprar (o de piratear…) como en la época dorada del vinilo, no existen intermediarios entre emisor receptor, etcétera.

Y no puedo evitarlo, el lector me disculpará: mientras tanto nuestro país convertido en terreno baldío (contando artistas que merezcan el apelativo: me sobran dedos de las manos). Aquí los únicos que parecen tener atención serían los plomizos de SERRAT por anecdotarios extramusicales (el resto de senil progresía, perdida: bendita la hora) o gentuzas pseudoraperas (eso no es Hip Hop) como VALTONYC (allí, mejor dicho: con el más cobardísimo de los prófugos, el avergonzado charnego Carlos Puigdemón)…

HERR NEIN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies