TRANSACCIÓN POR TRANSICIÓN

Aquellas vanguardias revolucionarias llevaron consigo unos similares pasos previos a la consecución del poder nacional:
La formación a nivel ideológico (aquello del libro… aquello del fusil…) del grueso de las masas favorables (elevadas al superior nivel de Pueblo): disciplinadas, cicladas, jerarquizadas, rígidas, aunadas en una como el haz.
Creación de formaciones de choque (de defensa) en la medida en que, no solo a escala germánica sino europea, siempre se observó de reojo a los uniformados (salvando las pocas o las muchas honrosas excepciones según los lares): mercenarios que deambularían más preocupados por el sueldo a cambio del silencio cómplice, más preocupados por acumular medallicas ganadas urgándose la nariz…
Y cómo no, más preocupados por cualquiera de sus egoísmos que por cumplir aquella divisa que juraron con solemnidad (dejarse el pellejo… la vida si era preciso…).

Acabar con la inmunda verborrea hegemónica o con la delincuencial virulencia o con ambas (de la izquierda).
Ese poder zurdo radica en lo cacofónico de su capacidad para la bronca (oprimidos versus opresores, ricos versus pobres). Que no puedan seguir ladrando, dejarlos en afonía crónica pues .
Fueron, son, serán la primera muralla (sin miedo… a por ellos…).
De eso sabía mogollón un cojuelo: Joseph…
Enviada a la mierda la previa, agarrar del cuello a la derecha gallinacea para que haga lo que se le ordena por cojones o…
Y el poner en su debido lugar (adiós…) al zángano a quien se le presuponía la presidencia (similares mamporreos) del país.

Tercer milenio: esos procederes pasados chocan con la propia idiosincrasia ibérica. Somos como somos (eso ni es bueno ni es malo per sé).
Cuando los procesos requieren de una calculada frialdad de hielo, quisiéramos arrasar con la bravura de un Miura. Pero es que incluso el morlaco observa, mide, sopesa…

El caso es que, sabido de sobras, Phillipe hace nada que ha sancionado negro sobre blanco el escandaloso escaqueo de la chirona de los más conocidos bufones de golpismo fraccionario, aún cuando podía haberse negado apenas despeinándose: ésa es su real gracia. Así de simple. Y así de asqueroso.
Empero, de azulada sangre borbonzuela es. Tal parece que nunca cambiarán…
Dicha ignominia no solo es indiciaria. Es de un descarado palmario que, por mera lógica, debe llevar cociéndose hace cacho en caldero de brujas hispanófobas. A nadie le vale lo de que le ha llegado de forma inesperada.
Tiempo de sobras para que el afrancesado pudiese pensar en cómo sacar algo en claro (se ha quedado en conseguir algo para él…): llamémosle TRANSACCIÓN.
Quién carajo sabe los cambalaches a los que habrá llegado…
Imaginar opciones es sano. Hagámoslo pues:

I.- El susodicho podría haber recibido en audiencia privada a engalanados mandos de esos que llegan con marcialidad en el paso, para hacerle saber su incomodidad por los desmandes del Transgobierno (con el esclavo del especulador sorosiano en la diana de lo iracundo).
Se le exige que haga algo para salvar el Régimen (el que se nos impuso después de Paquín fenecido), los decenios de democracia (caída en barrena), esa cosa aprobada vía referéndum que le da permiso para rascarse las gónadas, los miles de vividores de los Lobbies caseros (sumándole el exceso de funcionariado), preservar la ballena que jamás engullió a Jonás el imaginario, follar con árboles abrazándolos, bla, bla, bla…
Y (obvio), presevar el sueldazo de quienes ahora supuran por los huecos nasales ácido sulfúrico aunque no muevan ni un dedo de ese pie lleno de hongos esquilando (como merece) el expansionismo de la Reinona de Morocco (es que recibían órdenes… cobardes…).
No sería exagerado pensar que el Pack pudiese venir con un condicional sin discusión: a la cabeza debiera posicionarse bien visible el Roi d’Spagne. Un golpe en la mesa, sí, aunque ni por asomo comparaciones con hechos acaecidos en chungas épocas en monocromo. Desean salvaguardar su MAYÚSCULAMENTE CACAREADA CONSTITUCIÓN DEMOCRÁTICA (ergo: aquí no se habla de golpe ni de pizca que se le parezca…).
Y lo dicho de nuevo: que no cese el ingreso de sus engalanados salarios, que buen número de anos han lamido para conseguirlos. Toda una vida de servicio (a sí mismos).
El de la Flor de Lis no dice ni pío. Se lo pensará. Diplomacia. De la que se quiere hacer pasar por sesuda lo llaman.
En cualquier pueblo eso equivale al enclenque silencio de siempre…

II.- En un paralelo cronológico se le acercan (con andares de orco) especímenes de la liberalprogresía, dejándole caer a sus realísimos oídos que haga lo que mejor sabe hacer (al igual que papá de los lupanares): no abrir los morros.
Ya lleva mucho curro agrandar la bolsa de los caudales realísimos…
Lo demás lo harán ellos, ellas, elles: el paripé promonárquico en los Mob Media que han cebado como cochos con millones de eurazos del erario.
Timo de mercadillo, por Dios qué pardillo (o no…): si algo saben (esos de los piojos, del hambre, de las masacres…) es cómo vender podrido felino callejero por liebre de campo, capaces de asegurar por las pécoras que los malparieron cualquier bulo.
Sin ir más lejos la falacia: no le joderán en demasía la marrana si agacha el cabezón coronado.
Vuelve a guardar ese sin palabras cursi, ni carne ni pescado, ridículo…
La nación ni le ocupa ni le preocupa.
Solo. Más que lo que una manceba conocida por el peligro de su gonorrea. Y sin el favor del pollica loca del abuelo que no le perdona lo de cerrarle el grifo del parné (asignación que salía de las arcas públicas… oh sorpresa…).
Duda: por qué se debe moderar el lenguaje de las oraciones cuando le sufragamos las salivadas felaciones al viejo Killer de paquidermos…
Piensa en la peque palaciega: ella no le genera problema alguno. Al menos que se sepa.
Taladro en el cráneo sí se le supone que sufre debido a la primera de la descendencia (cosillas de familia: fornicar con la misma apolillada realeza…).
Ni la calculada elección de la madre, la (ex)Paparazzi, ha hecho recular esa condenación de herencia que ahí sigue coleando en los genes desde hace generaciones.

Cualquiera que pille rápido al vuelo esas movidas rarunas sabe que un hervor no le haría mal. Mami coraje, repelencia sabionda, con nulo disimulo, siempre a su lado, pipeando a lo Drone. Cuán vulgar hembra, haciendo más visible lo que esconder quiere.
El gabacho (o lo que sea que sea el individuo) sopesa por enésima vez la realidad de los hechos: la derechaza verde moco, la derechilla a la que se le caga encima incluso su propio charrán, los marginales anaranjados lo defenderán. Temibles mesnadas (sarcasmo)…
El adversario se carcajea, acariciando lo que lleva esperando desde los padres de sus padres perdedores: se han conjurado para no volver a ser subcampeón, subcampeona, subcampeone…
Amor de papi: piensa en quien le sucederá. Y de nuevo cefalea de las que punzan cosa malísima: llegada a edad de mujerzuela, será carnaza cuando alcance (si es que llega ese día…) el Trono de Hierro. Comilona para chacales, vampiros, hienas.
Y por qué no un cambio de cromos o de la susodicha por la renacuaja, pedazo de bobalicón…
Pedazo de bobo además de desgraciado (quien se ha vendido la poca alma que le quedaba sin demasiada mácula).
Pues qué fácil hubiese sido ese golpe en la mesa, el responder que no en redondo. Y de paso un No a Redondo. Colleja al del peluquín que bien lo merece.

No era la mejor opción. Tan solo una minúscula micropulgada menos execrable. En verdad que ni dar un paseo hacia el bar de al lado de casa se puede con ese paupérrimo grupúsculo: unas derechuzas enfrascadas en sus ridículas guerras civiles, unos individuos que callaron con vileza en la Performance que acabó en profanación…
Qué carajo: aún con eso de malo (que no es moco de pavo), habría recogido aplausos de un vulgo, pese a que imbecilidad Guiness Record, no por ello menos avinagrado por las zumbadas globaloides del bufón del deicida (al agujero en dirección al averno… muérase que urge carcamal…), al igual que con vinagre en las venas por la chulería de El Saunas, a su vez la ídem de sus colegas de sibilina coalición: desde quienes no desean independencias regionales sino la voladura de su propio país, a esos guarrokupas de la apología a los Gudari (asesinos que lloriqueaban mocosos ellos e inclusive se defecaban encima cuando les ponían las esposas).

Vergüenza ajena: la corona, la del día de Carnaval, pesa más. Rubricó el adefesio, escogiendo de ese modo la segunda de las opciones: ahora de buen rollico con los bichos de la colmena Marx, con esas burguesías periféricas (oligarquía desde hace siglos), con los palurdos de naciones oníricas.
Y cree él que así podrá seguir mamando de la ubre (el Carpe Diem propio del clan de vividores…).
Ya se acabará, no se preocupe, el gerundio (serias dudas sobre si su raciocinio capaz es de pensar en eso o si su cerebro lo domina el derecho de pernada como el depravado que anda gozando de árabes vacaciones sexuales).
Y se le pilla demasiado débil para quedar en el recuerdo como su predecesor de nombre, cuán belicoso aquél. Mejor decidirse por esa farsa de (nueva…), llamémosle, TRANSICIÓN.
Mucho hace de aquel anual, el de MCMXXXI (su bisabuelo el pornógrafo dándose el piro se diría que con un Ferrari adosado en el culo… joder pero qué familia…).

Y ahora, debe reconocerse con repugnancia que pocos son los paisanos que han salido a las calles a decirle a Pedrolo que se coma crudos sus bozales (al azar el ejemplo de muchos de demasiados desvaríos…). Tocar la zambomba o aplaudir a la misma hora, eso sí (qué chachi…).
Por lo que quién la liará parda por un grisáceo con poco o sin nada de badajo que les ha decepcionado sobremanera: imaginamos que esos borreguiles que babean vivas al hombrecillo, que seguirán en su erre que erre…
Tendrán que asumir de viva voz la cruda verdad. La misma que saben de sobras sus conciencias.
Luego, quien sabe: una consensuada a la par que jugosa salida más o menos digna de cara al vulgo (se largaría con el zagal monárquico la morralla de zopencos con vínculos de sangre), para volver a empezar con lo de ESTORIL, ROMA, LONDON (cuidadín: esencial es ese mapeado).

Cuando pisaron sacro suelo rojigualdo décadas después de la denominada Cruzada Nacional, en el mismo pasado siglo XX, sus físicos no se asemejaban al de un desdichado negroide del Chad, Sierra Leona, aquel demoníaco Congo belga…
Ya llegará algún iluminado que los llame a salvar no se sabe qué sociedad. No desesperarán, aguardarán, aprendieron de aquel bufón que con él sumaba el alfonsino número del mal fario: a hibernar o a broncearse con el Sol se ha dicho (del gozar del esquí sobre nieve vírgen al Ron de reserva en época veraniega…). Vidorra de esa sopa boba de la que no escaseará el Cash de varios ceros.
Qué será lo próximo que rubrique…
Y a cambio de qué…

Puede que ese dorado exilio en paz, que la lela llegue arriba, ponderar cabeza gacha esa cloaca de la nación de naciones, dejar que el país sea de siglas únicas (será la culminación de la gusanera…), sisarle el perro lazarillo a un ciego para pasearlo encerrándose en palacio para después excusarse en que nada de nada conocía del veloz nivel de depauperación de la nación, la ilegalidad sobre quien no se pliegue a los psicocaprichos del circuncidado amo del o de la del colchón presidencial (aún más… si cabe…), que se persiga a cualquier raudo que le diga a la barba De
La Monarchie que ES UN FELÓN COMO QUIEN ESCUPIÓ EL LECHAZO DEL QUE CREADO…
Philippe número VI: quien piensa haber salvado los muebles lanzándose en brazos de un enemigo con garras. Es una realidad (qué velada barcelonesa… qué cena en la Ciudad Condal…), nada de conspiranoias.

Tiempo: nos irán (des)informando vía esos Mass Mierda a rebosar de grasa por el dineral zampado (el mismo que la cabra chuleaba diciendo que no era de nadie…) del chanchulleo (del palo regresión al caos decimonónico). Pero despacico. A base de cucharada a cucharada para que el vulgo no eche la papilla. Tragará la plebe. Y a seguir riendo como infranormales…

Y colorín colorado, la fábula es un jodido Freak Circus de pesadilla: con el jabalí agraciado con el don de la mirada bifocal, el pedorro por las hamburguesas (se supone que chamuscadas… puede que al igual que sus conexiones neuronales…), el par de chordis (compis de celda), melón rasurado alias rasurado melón, demás ralea, mancillando con su hedor a ducha presidiaria la vía pública.

Saludos desde la orilla color meado indepe del río Ebro…
No vengan por aquí.

HERR NEIN

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate