TRUMP Y EL SIONISMO EN USA

 

Cuando Trump ganó las elecciones a Clinton, muchos medios ‘nacionalistas’ se alegraron de ello. La izquierda y la prensa, especialmente la europea, quedaron indignadas, como si realmente eso fuera algo importante y significativo para el mundo.

Los que sabemos que el poder de USA no es solo del Presidente y que además ser elegido es actualmente imposible sin el apoyo de grandes financieros y de parte importante del lobby sionista, quedamos bastante sorprendidos cuando incluso grupos americanos claramente ‘fascistas’ se alegraban del triunfo de Trump.

El que la propia hija de Trump esté casada con un ultrasionista millonario, que cuente con el apoyo de importantes financieros del grupo judío americano, y el que sus relaciones con Israel sean mucho mejores que las de Obama, parecía no tenerse en cuenta.

Por supuesto Trump ha realizado un acercamiento total a Israel, movió la embajada de USA en Israel a Jerusalén, ha roto el tratado con Irán (tema largamente requerido por Israel), reactivando el boicot comercial contra este país, y ha apoyado totalmente las acciones violentas y sangrientas de Israel contra los palestinos.

Para explicar esa tendencia de los medios ‘nacionalistas’ americanos a alegrarse por la elección de Trump hay que tener en cuenta tres factores poco comprendidos en Europa.

– En primer lugar hay una gran cantidad de comunidades evangélicas de la ‘derecha’ que tienen una visión bíblica del mundo, y apoyan a Israel, no por política, sino por asignación de la Biblia a la tierra prometida por Jehová.

Estas comunidades, fuera de este tema, son profundamente conservadoras, antiinmigración, patrióticas y xenófobas, de forma que apoyan medidas en estos sentidos en sus condados o Estados.

– Muchos votantes de Trump lo hacen en gran parte por motivaciones que nada tienen que ver con Israel, sino por apoyar el proteccionismo comercial, contra la llegada masiva de inmigrantes, contra el enorme malgasto federal, contra la banca y la finanza, contra los elevados impuestos que oprimen a la clase media trabajadora y a las pequeñas empresas, etc.

Este votante es el más favorable también a acciones de los grupos racialistas y nacionalistas, que por ello los tratan de atraer a posiciones más radicales.

– En USA el socialismo no se comprende como en Europa, sino como un intento de eliminar las libertades individuales, la libertad de expresión, la iniciativa privada y aumentar el dominio federal. Lo que aquí llamaríamos izquierda, en USA representa las masas de las grandes ciudades donde se perdió el arraigo comunitario, multirraciales, curiosamente apoyada por multinacionales, banca, prensa, televisión… mientras que en muchas pequeñas poblaciones rurales, muy abundantes, encontramos eso que llamaríamos patriotismo y derecha nacional.

No se ha logrado por ahora aunar en una misma base política a los obreros de las empresas en las ciudades con la base rural patriótica, y menos dar a ese conjunto una visión acertada del sionismo y el socialismo. Esto es lo que pretendió acertadamente Lincoln Rockwell con el Partido Nazi Americano, y lo no han podido aún lograr los grupos sucesores.

Por eso, curiosamente, en un país como USA, donde es totalmente legal ser nacionalsocialista, hay muy pocos grupos de esta línea, mientras hay muchos de un patriotismo rural de base cristiana.

R. BAU

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies