UN “ERROR” FATAL

Como el aire fresco, la verdad está ahí fuera. Ocurre que, para respirarla, es necesario romper antes determinadas celdas de cristal que nos atenazan y ofuscan. Es el caso de la orwelliana -sí, ya sé que me repito mucho, pero no me cansaré de calificarla con el adjetivo que a mi modo de ver la define mejor- Ley de Memoria Histórica, sólo aplicable a lo que se ve para los crímenes de “unos” y no para los de “otros” en la Guerra Civil.

Al hilo de ello, no estaría mal recordar por ejemplo los muchos muertos (8.129 para ser exactos) que el nacionalismo catalán tiene en su armario, especialmente durante la oprobiosa época en la cual el psicópata Lluís Companys convirtió a Cataluña entera en un caótico y gigantesco campo de tiro donde, amén de matarse entre sí catalanistas, socialistas, anarquistas, estalinistas y trotskistas, se produjo una verdadera carnicería contra todo lo que oliera a catolicismo.

Víctima de tal cristofobia fue Joan Rovira Roure, republicano convencido, abogado del Estado, miembro de la Lliga Regionalista Catalana y alcalde de Lérida además de católico practicante. Éste, iniciada la contienda y ante la persecución generalizada sufrida por el clero, intentó salvar a varios miembros del mismo, lo que le valió en agosto de 1936 el arresto inmediato por las columnas anarquistas de Durruti bajo la acusación de “enemigo del pueblo” (sic).

Sin embargo, en el juicio farsa celebrado en su contra y en el que apenas si pudo defenderse, lo que le llevó definitivamente al paredón fue el haber permitido la celebración en su ciudad de la popular Cabalgata de Reyes, todo un “crimen” a ojos de la chusma frentepopulista (recordemos que Govern presidido por “el pajarito”, como era conocido el asesino Companys, había decretado desde primeros de año cualquier acto religioso público). Éste y no otro era era el “talante” de quienes hoy nos quieren hacer pasar por “demócratas”.

Para finalizar, decir que desde 2007, la figura de Rovira Roure (quien, según testimonió su propio enterrador en la Causa General, murió perdonando a sus matarifes) se encuentra en proceso de beatificación, siguiendo así la estela de tantos mártires de entonces.

NO NOS ROBARÁN LA HISTORIA NI LA MEMORIA.

CACHÚS

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate