UNA DE VIOLETAS

Tras los resultados de las pasadas elecciones tenemos un colectivo algo enfadado, así que me permito el lujo de darles un pequeño homenaje.

Nuestros amigos, cuya bandera más que violeta es arcoírica, no cesan con sus pataletas por los desfavorables resultados que obtuvieron. No se me malinterprete, no me burlo de ellos por no haber ganado sino por su infantil comportamiento. Tampoco vengo a alabar a los de la gaviota, todas las facciones del liberalismo me repugnan de igual modo, no sé que es eso del “mal menor para España”. Aún así, cada día he de aguantar insultos a los votantes del PP, a quienes tildan de ignorantes porque claro, los coletistas iban a arreglar el país con cabalgatas y pintando pasos de cebra de colores. Si verdaderamente se preocuparan por el obrero se tomarían más en serio su situación y así, tal vez, conseguirían su voto. Porque, recordemos, la mayoría de aquellos que les votaron eran lo que podríamos llamar pequeña burguesía, posiblemente intrigada por la ideología flower-power, ideología que, por otra parte, en absoluto interesa al obrero. Así que menos dárselas de socialistas ni comunistas. En otros tiempos serían enviados al gulag por pijo-progres.

Ya para acabar, me dirigiré personalmente estos pseudointelectuales: amigos socialdemócratas, si de verdad queréis ayudar al obrero os aconsejo os dejéis de mamarrachadas, cojáis un libro, uno de verdad, y examinéis quién verdaderamente ha estado siempre del lado del trabajador. Al resto de pijoflautas, no la torréis más, ya cansa…

ALOY

 

ALOY

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate