Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

UNA HISTORIA DEL FASCISMO MADRILEÑO DE LOS ’70

 

En la década del sesenta, a finales, con Franco vivo, el que después sería dirigente del PSP (Partido Socialista Popular) y alcalde de Madrid, Enrique Tierno Galván, fue invitado por el elitista club SIGLO XXI –el mismo en el que Fraga presentó a Carrillo durante la Transición– a dar una conferencia. Tierno Galvan era ya conocido como izquierdoso, como submarino del PCE–el PSP durante la Transición sirvió para legitimar como moderadas las posturas del PCE en los distintos órganos unitarios de la oposición–y, además, como un pedante de aupa. AQUELLO ERA UNA PROVOCACIÓN. El MNR, uno de los primeros grupos ilegales nacional revolucionarios de Madrid, decidió boicotear el acto, pero como a éste iban a asistir numerosos altos cargos del gobierno, deseosos de mostrar su espíritu abierto, ni modo de reventarlo como se revienta una Asamblea de rojeras.

¿QUÉ HACER?..
FABADA Y EMÉTICO. Media docena de militantes del MNR–para qué mentir, la que era toda su militancia–se metió entre pecho y espalda una fabada de las que no se las salta un gitano… después, todavía con el sabor de la comida en la boca acudieron a la conferencia y antes de entrar en ella tomaron un emético y se distribuyeron por la sala… a los diez minutos de conferencia vomitó el primer NR, seguido de manera más o menos espaciada por el resto. Como una vomitona es vomitiva, y al parecer la de fabada más, la vomitadera se contagió incluso a otras personas que no formaban parte de la conjura… con una sala francamente asquerosa la conferencia se suspendió, y los miembros del MNR, que eran conocidos por toda la policía política franquista, presente en la sala por razones obvias, fueron debidamente detenidos.
No era la primera vez que los detenían -algunos de ellos habían tenido problemas en una exposición de Picasso- pero sí la primera que los polis estaban muertos de risa al hacerlo… Después aunque al juez le caían mal muy mal… no hubo forma de inculparles por el delito de mala digestión: UN DELITO QUE ENTONCES–Y TAMPOCO AHORA–NO ESTABA INCLUIDO EN EL CÓDIGO PENAL. -ahí lo dejo-

Y así, niños y niñas, se jode una conferencia sin acabar a palos…

A.MARTÍN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies